Comprar en línea es una práctica común para ocho de cada 10 usuarios de Internet, de los cuales 70% pagan a través de tarjetas de crédito.

La Asociación Mexicana de Internet (Amipci) reportó que el comercio electrónico generó 47 mil 600 millones de pesos en el último año, con una tasa de crecimiento de 28%.

Sin embargo, las medidas de seguridad y el temor a ser víctimas de fraudes se mantienen como una preocupación para millones de consumidores.

La Profeco señaló que a los mexicanos nos ha tomado tiempo confiar en las compras on-line, pero “poco a poco hemos perdido el miedo, ya que el comercio electrónico ha demostrado ser una forma de adquirir productos de manera sencilla, rápida y segura”.

Para evitar riesgos, apuntó, los usuarios sólo deben comprar en sitios confiables, que cuenten con un sello o certificación de seguridad, como el de la Amipci.

“Antes de comprar, fíjate en que el proveedor te proporcione un domicilio real, número telefónico y correo electrónico.

“No te dejes llevar sólo por las imágenes de los productos; tienes derecho a solicitar los detalles, características, precio, costo de envío, políticas de privacidad y mecanismos de cancelación.

“Evita los llamados ciber-cafés, no compartas tus claves y denuncia cualquier abuso”.

Compra en línea

La Asociación Mexicana de Internet (Amipci) te recomienda:

1. Verificar la autenticidad del sitio a través de los sellos de seguridad, como el de la Amipci, que se ubican en la parte inferior de la página.

2. Revisa que la dirección del sitio empiece con “https:” en vez de “http:”; ello garantiza que el envío de tus datos está encriptado.

3. Checa la política de privacidad. Esto te permite verificar si el manejo de datos personales, cuentas bancarias, mails y nombres de los clientes es confiable.

4. La página debe informarte sobre los mecanismos de pago, costos e impuestos.

5. Identifica y anota el número telefónico o dirección de correo electrónico del vendedor para consultar en caso de tener alguna duda.