Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Departamento de Estado estadounidense, México es el gran distribuidor de las drogas hacia el norte de la mercancía proveniente de Colombia y la India.

Cerca del 90 por ciento de la cocaína que entra a la Unión Americana, publicó El Universal, tiene su origen desde territorio colombiano y llega a México para ser trasladado a EU a través de los cárteles.

El estudio arroja que el flujo no se ha interrumpido, entre otras causas, porque las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ligadas a los grupos del narco en México, utilizan a Venezuela y Ecuador como puentes de envío.

Colombia, de acuerdo a las cifras de la Junta Internacional de Estupefacientes 2009, sigue siendo la fuente de la mitad de la cocaína fabricada ilícitamente en el mundo, a pesar de las campañas en el país.

La DEA, agencia antidrogas de EU, anunció, a través del Reporte Internacional de Control Estratégico del Departamento de Estado, que casi el 90 por ciento de la cocaína y el 60 de heroína decomisada en el vecino del norte proviene de Colombia.

Para la India, México es un destino primordial para químicos como la efedrina y pseudoefedrina, sustancias para la fabricación de drogas sintéticas.