Caricaturistas, artistas y escritores se dieron cita hoy en el Jardín Hidalgo de Coyoacán para elaborar un gran mural denominado "Los moneros pintan contra la violencia", en el que expresan la preocupación de la sociedad ante la situación que se vive en el país.

En entrevista, la directora de Cultura en Coyoacán, la escritora Laura Esquivel, destacó la urgencia de restaurar lazos dañados y eso sólo se podrá lograr a través de la cultura porque, sostuvo, cuando reconverge memoria y deseo la voluntad camina.

La autora de "Como agua para chocolate" dejó claro que se tienen que buscar nuevas salidas y la única manera de hacerlo es con ayuda de la imaginación, a través de una visión renovada que vendrá de la mano del arte no de las armas.

LA IDEA ES LLEVAR LA INFORMACIÓN A LAS CALLES

Por su parte, el caricaturista Helguera explicó que lamentablemente no toda la población puede comprar periódicos o puede tener acceso al internet, de ahí que "Los moneros pintan contra la violencia" tiene el propósito de llevar a las calles el alto a la violencia.

Recordó que la convocatoria de Rius "No más sangre", va más allá de sus caricaturas y tiene el objeto de que la sociedad civil manifieste su preocupación, sin embargo, a nombre de todos los moneros que estuvieron en Coyoacán pidió que no se hagan llamados unipersonales.

"La pinta -dijo- es un evento en general, ya van treinta y tantos mil muertos, no le veo el sentido a personalizar esta actividad en una sola muerte (la del hijo del poeta Javier Sicilia) por muy respetable que sea, y dejar de lado a los otros treinta y tantos mil, tienen que ser una cosa general", insistió.

CRÍTICA A LOS GRUPOS CRIMINALES Y A LAS AUTORIDADES

A su vez, Hernández dijo que todos estos eventos que se están llevando a cabo son una condena al crimen y una exigencia a las autoridades para que cumplan con su responsabilidad de brindar seguridad a la sociedad.

Los convocantes fueron los caricaturistas Pepe Hernández, Helguera, El Fisgón y Rius, quienes indicaron que esta sesión es parte de lo que se ha llamado la jornada "No más sangre".