Una mujer se dirigió al norte a buscar a su hijo desaparecido. Se trasladó desde el municipio de Landa de Matamoros, Querétaro, para tener noticias del rapto de 40 migrantes queretanos, hidalguenses y potasios que desaparecieron el 17 de marzo y el 5 de abril de 2010,  pero las autoridades la mandaron con "Los Zetas" a solucionar el problema, publicó Reforma.

Llegó a Ciudad Valles, San Luis Potosí, y el personal de la Agencia del Ministerio Público de esa zona, al no tener información del paradero de los migrantes, le dijeron que fuera a hablar directamente con integrantes de la  mencionada célula criminal, a la que se le atribuye el rapto y desaparición de los ciudadanos.

Las autoridades de Valles le dieron "santo y seña" de las personas con quienes debía hablar y ella los encontró en un retén que se coloca de manera itinerante en la salida de la localidad rumbo a Tamaulipas. Ellos le confirmaron que secuestraron a los migrantes por una deuda que tenía con ellos un pollero de nombre Esteban García Pérez.

Llegó ante ellos y los encaró. Les explicó que quería noticias de su hijo. Al enterarse de las intenciones de la mujer, la retuvieron por cuatro horas y le pidieron 40 mil pesos para darle datos sobre su familiar.

"Ellos me dijeron que los habían agarrado (a los migrantes de Landa de Matamoros) que porque Esteban (García Pérez) les debía unos pagos por la gente que habían dejado pasar", alrededor de 35 mil pesos por "derecho de piso", explicó la mujer. Le dijeron que no sólo Esteban les debía dinero; tres coyotes más de Landa tenían cuentas pendientes.

La mujer, necesitada de conocer el paradero de su hijo, que fue secuestrado supuestamente por "Los Zetas" cuando se dirigía a Estados Unidos, llamó a su esposo en la Unión Americana con el fin de juntar el dinero. Ella tuvo que negociar por los menos tres veces más en el retén, hasta que desistió porque los le decían que los buscara en otras partes.

"Ahora nomás espero que me digan algo allá de Querétaro", comentó.

Desde el año pasado, la ruta hacia Tamaulipas se ha convertido en una zona peligrosa para los migrantes que van hacia Estados Unidos. En agosto de 2010, se encontraron 72 cuerpos en un rancho en el municipio de San Fernando.

En este 2011, se han encontrado en la misma alcaldía a 145 cuerpos enterrados en fosas clandestinas. Sobre este hecho, la Marina-Armada de México informó que detuvieron a Omar Estrada Luna, "El Kilo", quien presumiblemente es el jefe de "Los Zetas" en Tamaulipas y quien ordenó la multi ejecución.