El aeropuerto internacional de Zaventem, en Bruselas, contará a partir de 2017 con un equipo especial de intervención rápida para responder a situaciones “extremas”, informó hoy el ministerio del Interior.

El portavoz del ministerio, Olivier Van Raemdonck, dijo que los miembros del equipo serán los primeros en intervenir cuando se detecte una situación sospechosa en el aeropuerto.

El dispositivo estará formado por policías que recibirán formación específica y equipo para neutralizar a sospechosos agresivos sin poner en riesgo sus vidas.

El número de efectivos y los detalles operacionales están por definirse pero por razones de seguridad, podrían permanecer en reserva.

En paralelo, todos los aeropuertos belgas serán equipados con nuevas tecnologías para detectar rápidamente movimientos sospechosos.

El ministro del Interior, Jan Jambon, mencionó el pasado mes al diario Het Laatste Nieuws, la creación de “escudos de cámaras” de seguridad en los aeródromos.

Se trata de instalar y operar cámaras capaces de identificar las matrículas de los automóviles en todas las calles y carreteras vecinas de los aeropuertos.

Las medidas responden a la permanente amenaza terrorista en Bélgica, que se mantiene desde hace casi un año bajo el segundo nivel más elevado de alerta por posibilidad de atentado.

El aeropuerto internacional de Zaventem fue uno de los blancos de los ataques terroristas cometidos en Bruselas el 22 de marzo por el Estado Islámico (EI), en los que 34 personas perdieron la vida.

Tres atacantes, todos fichados por la policía, penetraron en el recinto haciéndose pasar por viajeros y dos de ellos hicieron estallar sus respectivas maletas llenas de explosivos en el área de registros.

El tercero, Mohamed Abrini, acusado también de implicación en los atentados de París del 13 de noviembre de 2015, huyó del local dejando atrás su equipaje, el cual fue hecho estallar más tarde por la policía especial sin causar nuevas víctimas.

TE RECOMENDAMOS: 

El Papa Francisco regaló pizza napolitana a los pobres

Londres recuerda el incendio que la destruyó en 1666