El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió hoy trabajar con sus aliados y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para endurecer las sanciones contra Corea del Norte, luego que ese país lanzó tres misiles balísticos de medio alcance.

"Vamos a colaborar de manera diligente con las sanciones más recientes de la ONU", dijo Obama a la prensa tras una reunión con la presidenta surcoreana Park Geun-hye. "Vamos a trabajar juntos para asegurarnos de cerrar las rendijas y volverlas aún más eficaces".

Obama dijo los lanzamientos más recientes de misiles balísticos eran "provocaciones" que violaban el derecho internacional y solo servirían para acrecentar el aislamiento del país.

“La presidenta Park y yo acordamos que la comunidad internacional entera necesita endurecer las sanciones y hacer que Corea del Norte rinda cuentas”, señaló.

Por su parte, la mandataria surcoreana consideró que la serie de pruebas nucleares y el continuo lanzamiento de misiles por parte de Pyongyang están amenazando la seguridad de la península de Corea.

TE RECOMENDAMOS:

Corea del Norte busca el poder nuclear, tras lanzar misiles

Estados Unidos condena lanzamiento de misiles de Corea del Norte

Ambos presidentes acordaron responder de forma decidida a cualquier provocación de Corea del Norte y continuar presionando a China, el aliado de Pyongyang, a fin de que emplee su influencia para intervenir.

Subrayaron la importancia del papel de China en la aplicación de las sanciones contra Corea del Norte y la presión para que Pyongyang renuncie a sus armas nucleares, afirmando que Seúl y Washington mantendrán la comunicación con Beijing a través de diversos canales.

Durante su encuentro en Vientiane, capital de Laos, Obama y Park reafirmaron que sus países movilizarán “todos los medios posibles” para contrarrestar las continuas provocaciones de Pyongyang, según reportes de la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Se trató del quinto lanzamiento de misiles que realiza Corea del Norte en menos de dos meses. Este último lanzamiento fue visto como una demostración de fuerza para llamar la atención de los mandatarios que visitan la región para una serie de cumbres.

Corea del Norte, que se proclamó potencia nuclear en 2005, argumenta que la presencia de miles de soldados estadunidenses en Corea del Sur y la política “hostil” de Washington justifican su búsqueda de armas nucleares y misiles de largo alcance.

EN VIDEO: