París abrirá a mediados de octubre su primer campo de refugiados, el primero también en una zona densamente urbanizada en Europa y en el que no habrá controles policiales, anunció hoy la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo.

A este primer centro, que estará situado en Porte de la Chapelle, en el norte de la capital, se sumará un segundo a finales de año en Ivry-sur-Seine, al sur, que contará con 300 plazas destinadas únicamente para mujeres y niños.

Además, el campo masculino ampliará su capacidad a 600 personas antes de 2017.

TE RECOMENDAMOS:

Nueve mil niños refugiados se reportan como desaparecidos en Alemania

Desmantelan red que introdujo a más de 200 inmigrantes a la UE

El dispositivo total estará compuesto por esos dos centros, además de uno médico y otro de transporte, que garantizará los desplazamientos en minibús entre ambas instalaciones de acogida.

La creación del complejo ha supuesto una inversión de 6,5 millones de euros, de los que el 80 % han sido aportados por el Ayuntamiento, que también correrá con la mitad de los gastos de gestión.

Los centros, instalados en más de dos hectáreas inutilizadas propiedad del Consistorio, están concebidos para prestar un primer servicio médico y de acogida antes de reubicar a esas personas en el resto del territorio nacional.

Actualmente, alrededor del 40 % de las solicitudes de asilo presentadas en Francia se realizan en la región parisina de Île-de-France, la mayoría de ellas en la capital gala. 

EN VIDEO:

Noruega levanta una valla de 200 metros en su frontera con Rusia