El jefe del gobierno español en funciones Mariano Rajoy pidió hoy al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se abstenga en su investidura, algo que el dirigente socialista Pedro Sánchez se negó al considerar que España necesita otro gobierno.

Los dos principales dirigentes políticos escenificaron este miércoles el bloqueo partidista que vive España desde diciembre pasado en que se han celebrado dos elecciones, que no brindan mayorías para la formación de gobierno.

Sánchez pronunció un duro discurso en el que aseguró que el PSOE no le otorga la confianza a un nuevo mandato del mandatario, ya que “no es una persona de fiar”.

Acusó a Rajoy de “confundir mayoría con absolutismo” con el que ha gobernado en los últimos cuatro años, y de que querer presentar esa investidura como “un chantaje en toda regla, un maniqueísmo de decir es usted o es el caos”.

“Si usted obtiene 170 votos a favor y 185 en contra, no es una cuestión de bloqueo sino de democracia; a un debate de investidura no se viene a ser aclamado, se viene a solicitar la confianza, y la del PSOE no la tiene”, aseguró.

Sostuvo que la no continuidad de Rajoy en el gobierno “es una necesidad para la ética política e institucional del país, y los socialistas quieren otra forma de hacer política”.

Cuestionó la gestión de los últimos cuatro años en materia de derechos sociales, laborales y económicos, y aseguró que esa es la consecuencia de una política que quiere mantener y que es la que rechaza el PSOE.

Asimismo, le manifestó que el Partido Popular (PP) es el primero imputado judicialmente, y que por ello no se puede confiar en su gestión política.

Ante ello, Rajoy aseguró que al menos el PSOE no debe bloquear y permitir que se forme gobierno, y ello pasa por apoyar su investidura o bien abstenerse en la votación y permitir con ello salir de la situación de interinidad iniciada en España en diciembre pasado.

“Soy consciente de que usted no confía en mí. Ante la amenaza debe dar usted una salida, le pido que se abstenga no que comparta con el PP, porque no podemos esperar a celebrar otra elección; las conveniencias de los españoles están por encima de las suyas propias”, dijo.

Reiteró que su acuerdo con Ciudadanos y Coalición Canaria, con el que suma 170 de los 350 escaños de la cámara, busca mantener las políticas para la recuperación económica y el empleo.

“No le pido un acuerdo, sino que nos deje gobernar, le ofrezco 170 diputados, ocho pactos, y le pido un poco de responsabilidad”, abundó.

El debate entre los principales dirigentes políticos españoles forma parte del debate de investidura con el que el Congreso de los Diputados votará la candidatura de Rajoy a un nuevo periodo, tras las elecciones del 26 de junio.

La previsión es que el mandatario pierda con 170 votos a favor y 185 en contra (necesita al menos 176 apoyos), al no haber conseguido más apoyos que lo de su formación, el PP, y Ciudadanos y Coalición Canaria.

En ese caso, Rajoy tendría una segunda oportunidad el viernes en el que podría ser elegido con mayoría simple (más votos a favor que en contra) y para ello requiere de un mínimo de 11 abstenciones que hasta ahora ninguna otra formación política ha anunciado.

TE RECOMENDAMOS: 

Confirman reunión de Peña Nieto con Trump este miércoles

Nicolás Alvarado llama "torpe" y "naco" a Juan Gabriel