Según el informe publicado en el diario Milenio, elaborado por el Servicio Médico Forense del Estado de México, el fallecimiento de Paulette fue a causa de la obstrucción de los orificios de respiración.

Pero la asfixia no se debió a un acto de violencia, sino a que el tórax de la menor fue presionado por el reducido espacio donde estaba. Cabe recordar que el cuerpo de la menor fue descubierto entre la cama y el colchón en un espacio de 15 centímetros.

También el estudio concluyó que la occisa había comido al menos cinco horas antes de su muerte. Sin embargo, la necropsia no establece la fecha precisa del deceso, quien desapareció entre el domingo 21 de marzo y el lunes 22.

Aunque establece que su muerte ocurrió en un periodo de entre cinco y nueve días antes de que se le realizará el examen médico forense.

Pero el caso que más salta a la luz fue que las menor tenía trozos de cinta adhesiva en las mejillas, pero en el documento no se vuelve a mencionar nada acerca de este hallazgo.

Paulette presentó desprendimiento de la piel en el párpado superior derecho, malar derecho y en ambos glúteos, además de moretones en el codo y la rodilla izquierdos.

El informe fue elaborado por los peritos César Hernández y Héctor Hugo Hernández Ortega el pasado 31 de marzo.