NOTA: No hubo persona armada en mitin de AMLO: Edomex

FOTOS: Detalles de la manifestación mundial en apoyo a AMLO

VIDEO: ¿Peña Nieto espía a estudiantes?

NOTA: Impulsan en red el voto razonado

NOTA: Peña Nieto, una semana de rechazo en redes sociales

El candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, presentó un manifiesto de 10 puntos para encabezar una presidencia democrática, ganar el futuro y no reinstaurar pasados superados.

En un manifiesto denominado “Una Presidencia Democrática”, llamó a intelectuales, académicos, políticos de todas las militancias, organizaciones no gubernamentales, jóvenes universitarios y a la ciudadanía en general a dialogar para enriquecer esa propuesta.

Durante el acto denominado “Respuestas para transformar a México" negó que pretenda gobernar en la unanimidad, sino construir un México unido y fuerte a partir del reconocimiento y respeto de la diversidad de convicciones e ideas.

Por ello, como primer punto, el abanderado de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM) ofreció que de ganar los comicios protegerá la libertad de reunión y manifestación, “pilar de nuestra cultura democrática”.

En el segundo punto del documento, Peña Nieto dijo que será garante de la libertad de expresión, pues todas las críticas al Ejecutivo federal “serán escuchadas, respetadas y tomadas en cuenta”.

En el apartado número tres, el priista se comprometió a impulsar una reforma constitucional para crear una instancia ciudadana y autónoma que supervise la contratación de publicidad gubernamental en medios de comunicación.

Ofreció en el cuarto inciso respeto a los derechos humanos como premisa fundamental “en la actuación de las fuerzas armadas y las policías” y a acatar y adoptar de manera pronta las recomendaciones en la materia.

Peña Nieto expuso como quinto punto del manifiesto su decisión de encabezar un gobierno laico, respetuoso de la libertad de creencias y de las prácticas religiosas de todos los mexicanos.

En el sexto apartado del documento, el ex gobernador del Estado de México advirtió que se propone utilizar el poder presidencial como una herramienta para acabar con la discriminación en México.

En séptimo lugar, el abanderado del PRI y del PVEM se comprometió también a respetar la división de poderes, pues “el diálogo y la concertación legítima serán los instrumentos primordiales del gobierno”.

Advirtió, en el punto número ocho, que como presidente no intervendrá en los procesos electorales, salvo para garantizar que existan las condiciones de seguridad y paz para el desarrollo de campañas y jornadas electorales.

Peña Nieto aseguró en el penúltimo apartado del manifiesto que impulsará la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción, “como una instancia autónoma con capacidad de actuar ante casos de corrupción gubernamental en el nivel federal, estatal y municipal a partir de denuncias ciudadanas".

En el décimo tema, ofreció replantear la relación política entre el gobierno federal y los gobiernos de los estados y municipios, en un marco de respeto al federalismo.