The Washington Post comparó hoy las posiciones migratorias del candidato presidencial republicano Donald Trump con las predicciones climatológicas, pues sostuvo que ambas son mutables e impredecibles en el largo plazo.

En su principal editorial institucional, que coincide con la visita de Trump a México para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto, el diario deploró que el millonario haya "alcahuetado" tanto y cambiado tantas veces sus planteamientos migratorios.

"Un día su política suena como la de Jeb Bush, otro día como la del presidente Obama y mañana puede sonar (nuevamente) como la del (supremacista blanco) David Duke", indicó.

En una cronología de los posicionamientos migratorios del candidato presidencial republicano, el rotativo hizo notar que Trump ha estado prácticamente en esquinas opuestas del debate migratorio.

En 2011, Trump se pronunció a favor de una revisión "caso por caso" de los inmigrantes documentados para determinar quienes deberían permanecer y quienes deberían salir de Estados Unidos.

En 2012, Trump fustigó el plan del entonces candidato presidencial republicano Mitt Romney de impulsar la "auto deportación" de millones de inmigrantes indocumentados.

En 2013, Trump pareció apoyar la iniciativa de ley impulsada por un grupo de senadores para respaldar la legalización de millones de inmigrantes indocumentados, continuó el Post.

Pero en 2015, ya como precandidato presidencial republicano, el millonario comparó a los inmigrantes mexicanos con criminales y violadores, prometió construir un muro, establecer una "fuerza de deportación" y realizar redadas contra los inmigrantes indocumentados.

No obstante, la semana pasada, el propio candidato presidencial sostuvo durante una asamblea comunitaria transmitida por la cadena Fox News, que podría haber una "suavización" de su postura migratoria.

"Las palabras importan en la política, pero ¿cuáles palabras cuentan en el caso de Trump?”, se preguntó el diario y sostuvo que adivinar las verdaderas intenciones de Trump en materia migratoria es un "juego de tontos".

"Su retórica en migración ha sido repulsiva, ha sido zalamera, ha sido ambigua. La ha formulado de manera episódica y la ha enmarcado para tener un efecto sin otro propósito más allá de atraer votos o, dependiendo del foro, aplausos", finalizó.

TE RECOMENDAMOS

Peña Nieto y Trump se reúnen este miércoles en México

LO MÁS VISTO EN VIDEO