<b>* Reconocida como la primera aduana de Latinoamérica por su liderazgo en comercio exterior

Por Marco Antonio Martínez García. Corresponsal</b>

A lo largo de los años, esta frontera ha sido reconocida como la primera aduana de Latinoamérica por su liderazgo en materia de comercio exterior, sin embargo y pese a los esfuerzos de las autoridades, no han obtenido los logros esperados en el impulso a las maquiladoras.

La historia de la industria maquiladora en Nuevo Laredo ha sido de altibajos; es un sector que nunca ha podido convertirse en la principal actividad económica del municipio, como en los casos de las ciudades fronterizos de Reynosa y Matamoros.

El presidente de la Asociación de Maquiladoras de Exportación de Nuevo Laredo (Amenlac), Pedro Díaz Puerto, señaló que los actuales parques industriales de la ciudad se encuentran en desventaja contra los ubicados en Reynosa, Matamoros, Guadalajara y hasta Monterrey.

Dijo que esto refleja el atraso que en infraestructura presenta Nuevo Laredo y que ha restado a la ciudad competitividad, además de que se ha perdido el interés por parte del sector empresarial.

“Ha habido un crecimiento moderado y no ha habido inversión en el sector maquilador. Es una realidad que tenemos un problema grave de infraestructura que no podemos tapar el sol con un dedo y que sobre todo nos preocupa”, expresó.

“El principal reto es que lleguen nuevas inversiones, debemos trabajar de la mano con los desarrolladores de parques industriales para empezar a crear parques industriales privados que permitan a los inversionistas llegar, ver y reconocer que tenemos parques de primera calidad y de primer nivel”, aseguró.

Destacó que a la fecha sólo existen los parques industriales Río Bravo, Finsa, Oradel, Módulo Industrial América, Río Grande, Longoria, Dos Laredos y Los Fresnos.

Señaló que se ha trabajado con el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (CNIMME) y con la Secretaría de Economía (SE) para sentar las bases de que esta frontera sea una tierra importante para invertir.

“Contamos únicamente con dos parques industriales privados y solamente uno tiene las garantías de ofrecer servicios de primer nivel, el segundo es más viejo y el resto la mancha urbana ya los absorbió en determinado momento”, indicó.

Recordó que el último parque industrial edificado fue el de Oradel y después de éste no se ha hecho absolutamente nada desde hace unos cinco años, registrándose un rezago de parques industriales en comparación con Matamoros y Reynosa.

“No ha habido un crecimiento y no ha habido inversión, hay un crecimiento moderado. El 2009 fue un año que nos impactó en pérdidas de empleo, ventas y competitividad”, afirmó.

Agregó que las perspectivas este año fueron positivas, sin embargo, esto no quiere decir que hubo una recuperación real del sector maquilador.

“Perdimos aproximadamente dos mil 500 empleos durante el 2009 y hemos ganado del año pasado a la fecha mil 800 fuentes de trabajo, no nos hemos recuperado totalmente”, destacó.

Por su parte, el investigador del Colegio de la Frontera (Colef), Humberto Palomares, detalló que Nuevo Laredo no tiene el perfil para que la industria de la maquila crezca en grandes dimensiones, pues la vocación de la ciudad es en servicios y transportes.

En Reynosa, Tijuana, Ciudad Juárez y en un tiempo Matamoros, la maquila ha sido la principal actividad económica, mientras que en Nuevo Laredo es el comercio internacional, enfatizó.

Expuso que la industria de la maquila es importante en todo el país, pero únicamente como generadora de empleo, pues no tiene relevancia en términos de desarrollo o crecimiento.

Destacó que esta industria no ha sido la solución a problemas de desarrollo en las fronteras del país, aunque ha sido una salida muy conveniente para tener empleos.

“Hay que aceptar que son empleos mal pagados, esto indica que en Nuevo Laredo la maquila no es opción o principal elemento para el crecimiento de la ciudad, nunca ha existido un verdadero auge en los empleos de esta industria”, dijo.

El especialista manifestó que la industria maquiladora puede ser considerada como capital “golondrino”, que viene y se va cuando ya no encuentra condiciones atractivas y los empleados no están en condiciones de reclamar.

“Hay que dudar mucho de la industria maquiladora, permanecer alejado de quien afirme que es una opción para crecer y desarrollarse, esto se daría si hubiese maquila que ocupase mano de obra especializada, decir que es la salvación es mentira, porque ha dejado hoyos donde no se tenían”, añadió Palomares.

En tanto, para el Sindicato de Maquiladoras de Nuevo Laredo, el 2010 que concluyó, pintaba como el año de la esperanza y de la ilusión.

El dirigente del citado gremio, Luis Eduardo Martínez López, señaló que durante el 2009 el desempleo estuvo en su apogeo.

Optimista, dijo que la situación ha empezado a presentar una mejoría con un crecimiento en las diferentes líneas, ya que el 2009 cerró con 10 mil 600 obreros.

Resaltó además que desde finales del año pasado se registró la contratación de personal, en algunas de las maquiladoras de la localidad.

“Nosotros llevamos un censo mensual que nos demuestra que seguimos contratando personal para las diferentes plantas a las que pertenece la organización. Eso nos da la idea de que hay un crecimiento”, expuso.

Detalló que la demanda supera con creces a la oferta que existe en el mercado laboral al acudir diariamente al sindicato unas 300 personas, entre mujeres y hombres.

“No todos consiguen empleo porque las plantas tienen sus perfiles y dentro de las políticas de las mismas van definiendo y determinando qué personas cumplen con el perfil que garantice un buen desempeño dentro de la industria”, expresó.

Por último, reiteró que es indispensable que lleguen nuevas inversiones, que contribuyan al desarrollo económico de este puerto fronterizo.