Tras la detención de Gregorio Sánchez, candidato del PRD-PT-Convergencia al estado de Quintana Roo, por presuntos vínculos con el narco, su esposa Niurka Sáliva acusó un "linchamiento político".

De acuerdo con lo publicado en Milenio, la pareja del político comentó que hace un mes atrás pidieron a Greg que desistiera de postularse para gobernar el estado peninsular para que "todo estuviera tranquilo".

Las amenazas, dijo, en caso de no aceptar el retiro, ponían en peligro la vida de Sánchez o su encarcelamiento, situación que se concretó con su internamiento en un penal federal en Nayarit.

“Todas las acusaciones las negamos, son mentiras del gobierno, varias veces lo denunciamos, muchas veces nos dijeron que si no renunciaba lo iban a matar, a mi candidato, a mi esposo”, informó Sávila.

Finalmente acusó, durante una rueda de prensa junto a Jesús Ortega, titular del PRD, que el gobernador de la entidad, Félix González, tuvo algo que ver con el caso de Gregorio Sánchez.

“Greg es un enemigo político del gobernador (Félix González), del candidato del gobernador (Roberto Borge). Entonces, no estamos hablando de partidos, de acusaciones, es un linchamiento político”, dijo.

Por el momento, la campaña política que culminará el 4 de julio con las votaciones estará encabezada por Niurka Sáliva y la hija de Greg, hasta saber si el candidato pierde sus derechos políticos cuando se le dicte un veredicto por parte de las autoridades.