El presidente de Rusia, Vladimir Putin, rindió hoy homenaje a Islam Karimov, fallecido la semana pasada tras haber gobernado Uzbekistán durante más de 25 años, durante una escala en el país en el viaje de vuelta de la cumbre del G-20 en China.

Putin visitó Samarkand, la localidad natal de Karimov, para depositar un ramo de flores junto a la tumba del mandatario, quien falleció el viernes pasado a los 78 años de edad, tras una semana de especulaciones sobre su estado de salud.

El mandatario ruso se reunió con el primer ministro uzbeko, Shavkat Mirziyoyev, a quien manifestó el apoyo de Moscú y confió en que el nuevo dirigente sigua con las políticas puestas en marcha por el fallecido presidente, según la agencia rusa de noticias Sputnik.

TE RECOMENDAMOS:

Partidos de la coalición del gobierno alemán critican a Merkel

“Por supuesto, esperamos que todo lo que empezó Karimov no se pierda. Por nuestra parte haremos todo lo necesario para apoyar al pueblo y los líderes de Uzbekistán. Pueden contar con nosotros en todo momento. Somos su amigo más fiel”, dijo.

Por su parte, Mirziyoyev, considerado por los analistas políticos como el más probable sucesor del fallecido líder uzbeko, aseguró a Putin que la república centroasiática seguirá siendo un socio estratégico de Rusia.

“Nuestras relaciones políticas con Rusia son de naturaleza estratégica y continuaremos desarrollando ese puente, que ha sido construido de forma conjunta gracias a Karimov”, enfatizó.

Karimov, quien gobernó Uzbekistán con mano de hierro, falleció el viernes anterior tras sufrir un derrame cerebral y fue sepultado al día siguiente conforme al rito musulmán, exequias en la que Rusia estuvo representada por su primer ministro, Dmitri Medvédev.

EN VIDEO:

900 bomberos luchan contra incendio en Francia