La falsificación de tarjetas de circulación con chip, que según el Gobierno del Distrito Federal (GDF) tiene más de 21 candados de seguridad, destapó una red de corrupción en los corralones de la capital, luego que cinco autos fueran entregados a desconocidos que presentaron la identificación en los depósitos, publicó Excélsior.

En agosto de 2008 fue presentada por las autoridades la tarjeta "infalsificable", pero ahora se descubrió que copias apócrifas de éstas facilitaron la salida de por lo menos cinco autos de los corralones capitalinos, sin que hasta el momento se responda por los hurtos.

El director de Control de Depósitos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF (SSPDF), Arturo de Unanue Ortiz, explicó que los vehículos han sido entregados porque las personas que han ido por ellos presentaron entre otros documentos una tarjeta con chip.

El problema radica en que los depósitos no cuentan con la tecnología o aparatos o un sistema que permita verificar y validar los papeles que se exigen a los propietarios. A la par, informó que los datos coinciden con las características de los autos y la única forma de descubrir que hay un error es revisando el número del motor, lo cual tienen prohibido.

En uno de los casos de robo, el sujeto presentó una credencial de elector, una licencia de conducir, el último pago de la tenencia y una tarjeta de circulación "infalsificable" con su nombre, elementos suficientes para acreditar la propiedad del automotor. Sólo en caso de que el vehículo no esté a nombre del solicitante, se solicitan factura y otros documentos.

De acuerdo con el funcionario, la responsabilidad de los corralones es mínima, pues entregaron el auto en tiempo y forma, como la ley lo marca, a pesar de que se hayan equivocado. Aunque el personal de los depósitos están "capacitados" para detectar papeles falsos, en los casos denunciados éstos parecían a la vista originales.

¿QUIÉN ENTREGA LOS DATOS?

Arturo de Unanue no descartó que funcionarios estén coludidos con los delincuentes, por lo que realizó una investigación interna para descartar la situación.

"Hicimos un ejercicio interno donde buscamos coincidencias en los casos, es decir, si el traslado lo hizo la misma grúa, patrulla o fueron en el mismo corralón, a la misma hora o el mismo día, pero no encontramos coincidencias", detalló.

El funcionario explicó que lamentablemente el seguro no podrá pagar a los afectados, pues se cumplieron los requisitos al pie de la letra y la norma nunca se incumplió, por lo que deberán esperar que se resuelva el caso.

La empresa encargada de fabricar las tarjetas de circulación con chip es Corporación Mexicana de Impresiones (Comisa). Es una compañía de Participación Estatal Mayoritaria de la Administración Pública del DF y se encarga de elaborar boletas, formas y la papelería necesaria para pagar impuestos: licencias, actas, placas y calcomanías.