Como parte de un operativo para prevenir el delito en el Distrito Federal, la Secretaría de Seguridad Pública local (SSDF) anunció que elementos de esta dependencia podrán detener a conductores de vehículos que parezcan “sospechosos” e incluso podrán revisar las unidades en busca de droga o armas.

El titular de la dependencia,Manuel Mondragón, comentó que con esta medida se busca bajar los índices de robos de automotores e inhibir la portación de armas para cometer ilícitos, o transportar mercancía de la delincuencia organizada.

Participarán 749 policías, apoyados por 168 patrullas, que recorrerán cuatro sectores denominados como de alta incidencia delictiva, para detener a conductores “sospechosos” o quienes manejen las “marcas automotrices” más robadas. Además, la medida se extenderá a motos y motonetas con más de un tripulante.

Laz zonas donde se llevará a cabo el operativo son:  Primera, Cuchilla, Moctezuma, Congreso y Consulado; segunda, Tacubaya, Roma, Nápoles, Del Valle, Portales, San Ángel y Padierna; tercera, Oasis, Santa Cruz, Teotongo y Zapotitla; cuarta, Taxqueña, Culhuacán, Coapa y Huipulco.

Mondragón y Kalb anunció que los policías estarán totalmente uniformados y deberán tratar a la ciudadanía de forma “respetuosa”, y en caso de abuso de autoridades reportar al Centro de Atención del Secretario (CAS), en el teléfono 5208-9898.

Martí, cayó en retén

A más de un año y medio del secuestro de Fernando Martí, resultado de un “retén falso” que una banda delictiva colocó, las detenciones para “revisar” a conductores que impuso la SSPDF a partir de ayer hacen recordar episodios de abuso y casos de plagios.

La PGR y la PGJDF dictaminó que fue a través de una revisión montada que se plagió al niño Martí, por lo cual en agosto de 2008 la secretaría capitalina decidió acabar con los controles de inspección.