VIDEO: Los Simpson parodian a Vladimir Putin

FOTOS: Los misterios del Vaticano

Atrapan a corruptos con tuits

Nueve años y es virtuosa del piano

Para limar rencillas, pagar deudas o simplemente por ser nuevo, reos de varias cárceles venezolanas tienen que pelear en sangrientas riñas conocidas como coliseos para poder subsistir, denunció la organización Una Ventana a la Libertad.

Las peleas son a plena luz del día en los patios de algunas cárceles y sin que las fuerzas de seguridad intervengan, según Carlos Nieto Palma, director de Una Ventana a la Libertad, una Organización No Gubernamental (ONG) que vela por los derechos de los reclusos en Venezuela desde 1998.

De acuerdo con Nieto Palma los reos llaman coliseos a los escenarios de esos enfrentamientos porque rememoran los anfiteatros del antiguo Imperio Romano donde los gladiadores, en su mayoría esclavos o condenados, luchaban a muerte.

“Es una manera precaria y vulgar de resolución de conflictos entre los reclusos y lo hacen a manera de dirimir las diferencias que puedan tener dentro de las cárceles, entre diferentes grupos”, dijo el activista.

Los coliseos consisten en que los presos se reúnen un día a la semana, por lo regular lunes o martes, hacen un gran círculo en el patio de la cárcel y empiezan a pelear con armas cortantes, no punzocortantes.

Los Pranes o líderes de los reos son los que escogen a los que pelean y gana el que corta más al otro”, explicó Nieto Palma.

“Una de las características es que casi nunca hay muertos, cuando hay muertos es porque las heridas son muy grandes y se desangran y por falta de atención médica, pero no porque los mataron en el coliseo como tal”, agregó.

Según Nieto Palma esta práctica se realiza desde la última década, pero en 2011 disminuyó debido al control, aunque persiste en la actualidad en cárceles como la de Uribana en el estado Lara.

El activista dijo que como resultado del último coliseo de tres días que se salió de control a principios de la semana en la prisión de Uribana al menos 129 reclusos resultaron heridos y uno muerto.

Indicó que reos que salieron de Uribana en 2010 intentaron fomentar los coliseos en otras cárceles como la de Tocuyito en el estado Lara y la Penitenciaría General de Venezuela en el estado Guárico.

Palma señaló que en 2010 denunciaron las peleas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ese año la comisión solicitó al gobierno intervenir para frenar esa práctica en los penales.

Datos de otra ONG, el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), indican que en 2011 se registraron 560 muertes por la violencia en los penales venezolano.

“Superamos (en muertes dentro de las cárceles) a todos los países de Latinoamérica incluyendo a países que tienen cárceles con muchísima más población penitenciaria como Brasil, Colombia y México”, aseveró.