Un niño de cuatro años fue testigo de cómo sus padres conducían drogados, por sobredosis, en la avenida. Fue rescatado por la policía.