El canciller ruso Sergey Lavrov indicó que Rusia está dispuesta a ordenar sus relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea (UE), pero aclaró que son inexistentes las condiciones para una nueva Guerra Fría.

Explicó que los socios occidentales como Estados Unidos, UE o la Alianza Atlántica (OTAN) han violado con frecuencia sus obligaciones en la esfera de seguridad, por lo que sus vínculos con Rusia no pueden ser los acostumbrados.

Los compromisos políticos sobre seguridad en Europa han sido violados y continúan siéndolo, y el propósito ruso para llevar esos compromisos de declaraciones políticas a normas legales han sido rechazados de manera clara, acotó.

Añadió que Occidente ha tratado de tiempo atrás que Moscú se mantenga en un papel de discípulo en materia de relaciones internacionales.

Se trata de violaciones flagrantes a las declaraciones adoptadas de manera solemne en la década de los años 90 del siglo pasado en la Organización para la Cooperación y la Seguridad Europea (OSCE), recordó.

Y también en el marco de las relaciones entre Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), donde se fija que la seguridad es indivisible y ningún país puede ensanchar la seguridad propia a expensas de la de otros, añadió.

Deseo que nuestros socios recuerden lo anterior, y si lo han olvidado, se los recordaremos, indicó.

Estamos listos para el restablecimiento de relaciones normales con Estados Unidos y la UE, pero sobre la base de la equidad, sin intentos de transformar esas relaciones en vía de un solo sentido, precisó.

TE RECOMENDAMOS:

Muere líder del Estado Islámico en Siria

Peña Nieto revira a Trump: México no pagará el muro

México va a pagar el muro, insiste Trump en Arizona

Lavrov fijó la posición de Rusia al hablar este jueves ante estudiantes del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales, señaló un despacho de la agencia Itar Tass.

Estados Unidos y la UE aplicaron sanciones contra Rusia tras la crisis en Crimea, que se separó primero de Ucrania y solicitó en marzo de 2014 su anexión a Rusia, un proceso que aprobó el presidente Vladimir Putin.

Estas sanciones entraron en vigor en junio de 2014, fueron prorrogadas por un año más el pasado junio, y vencerán el 23 de junio de 2017.

De acuerdo con esas sanciones, se prohibe a los miembros de la UE invertir en Crimea, exportar varios productos de la UE y hacer importaciones si las mercaderías carecen de certificados expedidos por Ucrania.

El pasado julio el primer ministro ruso Dmitri Medvédev dijo que las pérdidas que han tenido los países que aplican esas sanciones suman 100 mil millones de dólares.

Pero no obstante la insatisfacción rusa por la actual situación, Lavrov desestimó que existan condiciones para una nueva Guerra Fría entre Rusia y Occidente como la ocurrida tras la II Guerra Mundial.

Es muy difícil comparar ambas épocas, y hay un claro contraste entre ambas.

Yo no veo las condiciones para que una nueva edición de la Guerra Fría se convierta en realidad, dijo a los estudiantes.

Antes había diferencias ideológicas, pero ahora Moscú Y Washington comparten principios comunes, y ambos ven un desarrollo democrático de sus sociedades.

El canciller adelantó por último que está en curso la modernización del concepto ruso de su política exterior, el cual toma en cuenta los acontecimientos más recientes.

Sin embargo, indicó que no habría cambios en las líneas generales fijadas en el año 2000, incluido el concepto de una política multivectorial y la apertura a la cooperación.

EN VIDEO:

Dilma Rousseff es destituida por Senado de Brasil y se confirma a Temer como presidente