Los acosos e invitaciones a mujeres jóvenes ­—incluso menores de edad— por parte de la empresa denominada Zoo Modeling Agency Latinas, para ofrecerles dinero a cambio de grabar videos de contenido sexual con perros, iniciaron desde 2008 en Monterrey e incluso afectaron a madres de familia y estudiantes.

Luego de que Publimetro publicará la forma de operar de una red de prostitución y zoofilia con base en Londres, surgieron más casos como el que llevó la abogada Mancillas —como pidió identificarse— a iniciar  un juicio legal por manutención en 2013 ­­a favor de uno de sus clientes, un joven padre del municipio de Guadalupe.

Aunque en un principio parecía un proceso común, dijo, el caso dio un giro de 360º al conocer que la pareja de su cliente, menor de 20 años, y madre de una niña de apenas un año, estaba involucrada en uno de los videos.

“Entre octubre y noviembre (de 2013) mi cliente se acercó a mí para decirme que de nuevo no podía ver a su hija, pero en ese momento mostró el video donde participaba ella y otra jovencita.

“Fue entonces que ella respondió que era la única forma de conseguir dinero. Resulta que esto era un negocio”, dijo aún sorprendida.     

Informó que el caso se denunció ante la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León y ante las autoridades del DIF estatal; sin embargo, señaló que su cliente desistió, además de que no se pudo iniciar un proceso penal debido a que la zoofilia no está tipificada como delito.

Por su parte, María —así solicitó llamarse por razones de seguridad— informó que las propuestas de participar en videos sosteniendo relaciones sexuales con perros iniciaron desde 2008, a través de Facebook, cuando apenas había cumplido la mayoría de edad.

“Me han insistido para pertenecer a eso, según ellos tentándome con el dinero, obviamente es algo abominable y nunca lo haría, pero me han insistido hasta el cansancio desde 2008, al grado de que contactaron a mis amigos para decirles que yo le hacía a eso”, sostuvo.

Explicó que en cierto momento, una de sus conocidas de la facultad le dijo que la dueña de la agencia Zoo Modeling Agency, conocida como Rachel Jones, pagaría a ambas mil euros por aceptar participar en un acto.

Al respecto, Renée Saldaña, de la asociación internacional Personas por el Tratamiento Ético de los Animales ­—PETA por sus siglas en inglés—, informó que se encuentran investigando los hechos de Monterrey.

Así lo dijo
“Ella me dijo ‘soy entrenadora de perros’ y yo le creí. Y en mi inocencia se atreve a decirme ‘puros perros grandes’. Después de esto no quiero pensar que la niña (su hija) fue o haya sido víctima de una situación como ésta, pues en cierta ocasión contrajo una infección”.  
Licenciada Mancillas, abogada de lo familiar.

Presenta recurso ante la PGJ
Luego de que se difundiera información en la Web sobre Diana Hernández Puente, de 21 años, como una supuesta agente de la red, ella presentó una denuncia contra quien resulte responsable por el uso de su nombre e imágenes en una cuenta de Facebook apócrifa.

•  Acoso. Informó que las propuestas iniciaron cuando tenía 15 años y estaba en la secundaria. Dijo que como no accedió, abrieron cuentas de la red social con su nombre e imágenes. Desde entonces usaron su imagen para atraer a más jóvenes. Dijo que ha sido señalada erróneamente como una de las personas que trabajó para Rachel Jones, por lo que descartó haber participado.

Análisis de Israel Arriola, activista y vocero de AnimaNaturalis Internacional.

“Existe en todo el país”

Fuera de que sea o no legal, es una práctica en la cual se violenta la libertad de los perros porque se les está induciendo a cometer un acto que en una situación natural ellos no harían, lo que además trae un impacto físico y psicológico en la vida de estos animales.

Pero también en la vida de las mujeres que han participado, pues quizá deslumbradas por el dinero y por un poco de inconsciencia, se estén arriesgando en estas cuestiones que sin duda no son para nada saludables. 

Aun cuando la Ley de Protección Animal del Estado tenga esas lagunas que no castiguen la zoofilia, esto no es ético porque se está atentando contra la naturaleza de los animales.

Aunque no tenemos del todo documentados, en el país existen muchos testimonios de personas que han presenciado o experimentado relaciones sexuales con animales, sobre todo en las comunidades rurales, con gallinas, ovejas e incluso yeguas o vaquillas. Desafortunadamente existe en todo el país. 

Lamentablemente falta mucho qué hacer y no se le ha dado la importancia de parte de las autoridades. En este sentido queremos exigir a las autoridades a que atiendan la problemática e implementen mecanismos legales para que esta práctica no se siga dando con la misma libertad que se ha dado. Y el llamado también va para la sociedad, que denuncien estas situaciones y alejarse de estas prácticas que son totalmente nocivas para animales y humanos.