El Senado de Estados Unidos rechazó hoy por 56 votos contra 43 abrir el debate sobre el proyecto de ley de gastos de defensa debido a la oposición de los republicanos a dos enmiendas que consideraron ajenas a la seguridad nacional.

Las enmiendas incluyen la propuesta Dream Act para legalizar a cientos de miles de jóvenes indocumentados, y la iniciativa para eliminar la política "No preguntes, no digas", que prohíbe a soldados homosexuales manifestar abiertamente su orientación sexual.

Poco antes de la votación, el senador republicano John McCain acusó al líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, de usar las enmiendas como una "táctica política" para ganar el voto de los hispanos y de la comunidad gay a pocas semanas de los comicios legislativos de noviembre.

Destacó la determinación de los republicanos de evitar el inicio del debate, para lo cual los demócratas necesitaban de 60 votos que les hubieran dado una mayoría a prueba de obstruccionismos.

En una rueda de prensa posterior, el senador republicano Lindsey Graham, acompañado por McCain, señaló que el rechazo a la política "No digas, no preguntes" debe primero ser analizada por las autoridades militares, quienes deben dar su opinión.

Dan portazo a jóvenes indocumentados

La activista Gaby Pacheco, quien participó en una marcha en la que recorrió miles de kilómetros de Washington a Miami a principios de este año, declaró que "Roma no se construyó en un día" y la lucha continuará.

Indicó que analizarán próximamente una propuesta de reforma migratoria integral que planea presentar en las siguientes semanas el senador Robert Menendez para la legalización de 12 millones de indocumentados.

Unos 30 jóvenes activistas indocumentados, algunos con toga y birrete, realizaron por la tarde una conferencia de prensa en la que reiteraron su intención de seguir intentado la aprobación del proyecto de ley "Dream Act".

César Vargas, un indocumentado de origen mexicano, sostuvo que le gustaría enlistarse en la infantería de Marina, por lo que se sentía 'desilusionado' por el revés para la Dream Act, pero aseguró que continuará luchando con renovadas energías.

"Desafortunadamente, estamos en elecciones y todo es política", añadió Vargas.

El senador demócrata Richard Durbin y su colega independiente Joseph Lieberman señalaron antes de la votación que las dos enmiendas agregadas al proyecto de ley de Defensa fortalecerán a las fuerzas armadas de Estados Unidos.

Lieberman, presidente del Comité de Seguridad Interna del Senado, consideró "injusto" y "contra los valores" de Estados Unidos mantener una política que se presta a la discriminación a personas por su orientación sexual.

En la conferencia, el veterano de guerra Eric Alva, quien fue el primer soldado estadunidense herido en la guerra de Irak, pidió a los senadores "estar en el lado correcto de la historia" y aprobar la enmienda que elimina esa política.

Durbin, uno de los principales patrocinadores del proyecto bipartidista Dream Act, rechazó críticas de que la medida se trate de una 'amnistía' al indicar que la iniciativa es una "legalización ganada" para aquellos que fueron traídos a Estados Unidos por sus padres inmigrantes y no han violado la ley.

Ruth Luna, de Los Ángeles, graduada en 1992 y con un grado de Matemáticas en la Universidad de California, dijo que llegó de niña a Estados Unidos y que el proyecto Dream Act es su única esperanza en alcanzar su meta de seguir una carrera militar.

La iniciativa Dream Act permitiría legalizar a los estudiantes indocumentados que hubieran llegado a Estados Unidos antes de los 16 años, quienes recibirían una visa de residencia temporal.

Los beneficiados obtendrían la residencia legal si durante el periodo de seis años con residencia temporal obtienen un título universitario o si sirven durante dos años en las fuerzas armadas.