La Guerra Civil en Siria ha dejado más de 400 mil muertos, millones de migrantes y ciudades en donde los niños prefieren terminar con su vida