Los últimos ataques ocurridos en EE.UU. durante el fin de semana han entrado de lleno en la campaña presidencial mostrando de nuevo la visión opuesta entre ambos candidatos a la Casa Blanca para atajar las amenazas terroristas que enfrenta el país.

El aspirante republicano, Donald Trump, recuperó hoy su propuesta de "extremar la evaluación" de todos los inmigrantes que quieran acceder a suelo estadounidense, así como la de prohibir directamente la entrada a aquellos que procedan de ciertos países sospechosos de albergar células terroristas.

"Es un desastre", aseguró hoy el magnate en una entrevista con la cadena Fox, y vaticinó que la situación "va a ir a peor".

"Es una vergüenza, y vamos a tener que ponernos muy duros. Creo que vamos a tener que ver un gran cambio tras los últimos dos días. Creo que esto es algo que tal vez pase en todo el país", dijo en referencia a los recientes episodios de violencia.

El magnate inmobiliario se refería a la colocación de varias bombas en Nueva York y en el vecino estado de Nueva Jersey en las últimas horas, así como a la explosión de otro artefacto y el ataque de un supuesto simpatizante yihadista con un cuchillo en un centro comercial de Minesota que dejó nueve heridos este fin de semana.

"Nuestro país ha sido débil. Estamos dejando que la gente entre a miles y decenas de miles. He estado diciendo que tenemos que detenerlo ya", reiteró el multimillonario.

Trump caracterizó las amenazas terroristas que están ocurriendo en Estados Unidos como un "cáncer" e insistió en atajarlo de raíz e intensificar los ataques aéreos contra las posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Oriente Medio.

Por su parte, su rival demócrata, Hillary Clinton, esgrimió en rueda de prensa una postura opuesta a la del magnate, basada en extremar la vigilancia a través de la inteligencia y las nuevas tecnologías, y huyendo del miedo.

"Estemos atentos, pero no tengamos miedo. Hemos enfrentado amenazas antes. Si ven algo, o escuchan algo, informen inmediatamente a las autoridades policiales locales. Sé que vamos a enfrentar este nuevo peligro con el mismo valor y vigilancia. Elegimos determinación, no miedo", dijo la ex secretaria de Estado.

Clinton hizo hincapié en su experiencia al frente de la diplomacia estadounidense, cuando tuvo que tomar y participar en decisiones vinculadas a este tipo de amenazas, e insistió en que ella es la única candidata que conoce realmente el terreno.

"Esta amenaza es real, pero también lo es nuestra determinación. Los estadounidenses no se amedrentan, vamos a prevalecer. Vamos a defender nuestro país y vamos a derrotar retorcida y malvada ideología de los terroristas", subrayó la candidata en una rueda de prensa improvisada en el aeropuerto de White Plains, en el estado de Nueva York.

Clinton rechazó igualmente la idea de su contrincante de prohibir la entrada al país a los musulmanes como medida preventiva.

"Vamos a ir tras los malos y los vamos a atrapar, pero no vamos a ir tras una religión entera y darle al EI exactamente lo que quiere precisamente para fortalecer su posición", advirtió la también ex primera dama al concluir que estas medidas alimentan el reclutamiento de los terroristas.

Las autoridades estadounidenses poco más tarde informaron de la detención de un sospechoso que estaba siendo buscado por la Policía y el FBI por su posible vinculación con la explosión de varios artefactos en Nueva York y Nueva Jersey.

Se trata de Ahmad Khan Rahami, un hombre de 28 años de origen afgano y con pasaporte estadounidense, y que fue detenido por la Policía después de un tiroteo en la ciudad de Linden, en el estado de Nueva Jersey.

La policía de Nueva York cree que Rahami es el hombre que aparece en videos grabados por cámaras de seguridad en la calle 23 del barrio de Chelsea, donde el sábado estalló un artefacto que hirió a casi una treintena de personas, y en la calle 27, donde poco después se localizó otro artefacto que no llegó a detonar.

Las autoridades en Nueva Jersey también creen que puede estar vinculado con la explosión de un artefacto en la mañana del sábado en la localidad de Seaside Park, antes del inicio de una carrera solidaria.

TE RECOMENDAMOS

Siete de cada 10 latinos considera a Trump  “racista”