Prevenir algunas enfermedades que las persona pueden desarrollar ahora es posible con tan sólo conocer algunos rasgos físicos y medidas corporales.

Esa es la labor de la Nutrigenómica, rama de la Medicina que a través de análisis de sangre, química sanguínea y pruebas genéticas de saliva se pueden obtener los parámetros necesarios para prevenir las enfermedades y optimizar el bienestar del ser humano, explicó en entrevista con Publimetro el doctor Luis Prieto, investigador UNAM y director del Instituto de Nutrición Especializada

“El tipo de cuerpo, el tipo de sangre, la forma de las orejas, las huellas digitales, así como la relación cintura cadera, grasa corporal, etc, son expresiones genéticas que nos indican el genotipo de las personas”.

Además, agregó que “el objetivo de la también llamada genómica nutricional, es determinar cómo los genes interactúan con nutrimentos de la dieta modificando el metabolismo celular, es decir, la nutrigenómica ofrece una mejora en la dieta personal que evitaría o retrasaría la aparición de enfermedades asociadas a la interrelación entre genes y nutrición”.

¿Cómo funciona?

La nutrigenómica toma en cuenta los rasgos físicos, los cuales, cuando se acompañan de características genéticas, brindan un panorama muy útil para sacar provecho del organismo y, de esta manera, prevenir y evitar enfermedades, explicó el doctor Luis Prieto.

Por ejemplo, si una persona tiene el tronco más grande que las piernas y una cintura mayor que la cadera y, además, tiene antecedentes de diabetes, inevitablemente esa persona es candidata a desa­rrollar la enfermedad. Pero me­diante una buena dieta se puede evitar, de cierta manera, que se manifieste la diabetes.

Su historia

Esta disciplina se implementó a partir de 2003, cuando se descifró el genoma humano

De los 15 países que participaron en el proyecto, EU es el que más avances registra.

Las investigaciones aún se encuentran en fase de desarrollo y se están enfocando a enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes y males cardiovasculares.

En México recién se ha despertado el interés, incluso se imparte como materia en una universidad.

Números...

470 billones de dólares en el mun­do mueve esta rama, relacionándose con la industria ali­men­taria, la farmacéutica y los laboratorios de investigación.

En México un estudio cuesta alrededor de 500 dólares.