Un  descubrimiento realizado por psicólogos de la Universidad de Princeton revela que las tipografías raras, complicadas o poco convexas son más fáciles de memorizar por los lectores, pues  al momento de leer una palabra debemos esforzarnos más en comprender lo que está escrito.


Cuanto más fácil es leer un texto, menos esfuerzo  y poca retención, publicó Daily Mail


Anteriormente se consideraba que la lectura  fácil de un texto era  mejor, pero esto provoca que la retención de información se complique más.


Numerosa es la cifra de tipógrafos que se han esforzado por crear diseños con usos específicos, pero con este nuevo descubrimiento la creación de las letras  deberá hacerse bajo otra expectativa.