La Unión Europea expresó hoy su confianza en las instituciones democráticas de Brasil un día después de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff por el Senado, en un proceso denunciado por sus aliados como “golpe de Estado”.

Los Veintiocho “continuarán a trabajar con el gobierno brasileño a fin de fortalecer aún más” sus relaciones bilaterales y su asociación estratégica, y con la intención de “tratar conjuntamente los desafíos regionales y globales”, añadió el vocero.

TE RECOMENDAMOS:

América Latina: Gobiernos rompen con Brasil por destitución de Dilma

Rusia busca normalizar relaciones con Occidente

Las reacciones de los medios brasileños a la destitución de Dilma Rousseff​​ 

La mancomunidad también sigue determinada en avanzar en las negociaciones para un acuerdo comercial con el Mercosur, bloque del que Brasil forma parte, junto con Uruguay, Paraguay, Argentina y Venezuela, iniciadas hace más de una década.

El resultado, anticipado por analistas y politólogos, pone fin de forma prematura y abrupta al segundo mandato de Rousseff, iniciado en enero de 2015, y a 13 años de hegemonía del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

La presidencia ha sido asumida por el conservador Michel Temer, del partido PMDB, antiguo aliado del PT, quien ejercía como presidente interino desde el 12 de mayo pasado y permanecerá en el cargo hasta diciembre de 2018.

EN VIDEO:

Dilma Rousseff es destituida por Senado de Brasil y se confirma a Temer como presidente