La congregación Legionarios de Cristo, fundada y dirigida por el fallecido padre Marcial Maciel, podría ser extinguida por El Vaticano antes de que concluya el año, publicó el diario Excélsior.

Fuentes de la organización católica informaron que el Papa Benedicto XVI definirá el futuro tras la investigación-auditoría que durante ocho meses fue realizada por cinco obispos designados por la Santa Sede.

Sólo El Vaticano tiene la facultad para determinar el futuro de la Legión, pues está amparada por el Derecho Pontificio, que es vigilada por el gobierno papal.

Supuestos delitos de abuso sexual y psicológico por parte de altos mandos de los Legionarios de Cristo contra seminaristas, desencadeno la investigación ordenada por la Curia Romana.

El Sumo Pontífice decidirá si la orden religiosa es disuelta, reconfigurada o si se mantiene como hasta ahora.

Por el momento, los Legionarios de Cristo informaron que la investigación había concluido en todas las instituciones que tienen alrededor del mundo, pero los resultados tardarán algunos meses en ver la luz.

Ahora, sólo queda que el consejo de obispos encargados de la auditoría presenten ante la Santa Sede las conclusiones y que de ellas derive la sanción de Joseph Ratzinger.