El delegado en Álvaro Obregón, Eduardo Santillán Pérez, indicó que en esa jurisdicción no hay oposición vecinal a la construcción de la Supervía Poniente y que por el contrario, la ciudadana demanda tener vías de comunicación alternas.

El funcionario local indicó que la Supervía es estratégica para el desarrollo de la delegación Álvaro Obregón, donde se concentra casi 80 por ciento de la obra, así como para la comunicación con el sur de la ciudad de México.

Dicha construcción, además, es un proyecto que está contemplado en los programas delegacionales de Desarrollo de Álvaro Obregón de 1997 y el Parcial de Desarrollo Urbano de la zona de Santa Fe de 2000, por lo que consideró que el tema ya está resuelto.

En ambos programas, explicó en un comunicado, se ofrece un diagnóstico sobre la problemática en materia de vialidades que se registra en la zona poniente y se dan a conocer una serie de proyectos para mejorar la movilidad.

Santillán Pérez recordó que en el capítulo de Vialidad y Transporte del Programa de Desarrollo Urbano se establece que “la topografía en la zona poniente dificulta la falta de integración vial”.

Asimismo hace ver que “las vialidades han resultado muy limitadas, constituyen flujos vehiculares cuya única integración a la ciudad se logra a través del Periférico, con los consecuentes conflictos en sus cruces”.

Aunque se cuenta con vialidades primarias como Central-Escuadrón 201, que fue parte del Eje 5 Poniente y funcionaría como alternativa al Periférico, señala que los altos costos para la solución de problemas de recorrido detuvieron su realización.

El documento recuerda que en el sentido oriente-poniente existen las vialidades San Antonio, Camino Real a Santa Fe, Vasco de Quiroga, Santa Lucía, Constituyentes, Observatorio, Centenario, Las Águilas, Avenida Toluca y Camino Real al Desierto de los Leones.

“Entre sus principales problemas destaca la falta de continuidad con secciones suficientes para el transporte y los vehículos particulares; esto se vuelve critico al ser las únicas vías de continuidad en la zona poniente”, señaló el jefe delegacional.

En el Programa Parcial de Desarrollo Urbano de Santa Fe, en tanto, se enumeran una serie de obras de liga o conexión a las vialidades regionales que deberán ejecutarse en los plazos corto, mediano y largo.

Entre ellas menciona un proyecto para dar continuidad a la Avenida Carlos Lazo por medio de un distribuidor que “permitirá entroncar las vialidades en Santa Fe, desde Carlos Lazo-Santa Lucía, hacia el sudoeste con la Avenida Centenario.

Del mismo modo se prevé construir distribuidores en la zona Hueyatla en una primera etapa y posteriormente hasta Luis Cabrera, en la delegación Magdalena Contreras”.

“Para efectos de instrumentar una estrategia de transporte eficaz en la vialidad antes mencionada, se deberá considerar dentro del proyecto ejecutivo la existencia de una vialidad confinada, en cada uno de los sentidos, que será utilizada únicamente para transporte público masivo no contaminante”, indica el documento.

El Programa Integral de Transporte y Vialidad 2007-2012, en tanto, señala que la intensa movilidad metropolitana y regional obliga a considerar también las zonas sur y poniente, donde existen áreas como Santa Fe de intenso tráfico y en donde se generan casi mil viajes.