Una caravana de automóviles deportivos de lujo terminó en una costosa y sorprendente colisión múltiple en Japón: se vieron involucrados ocho Ferraris, un Lamborghini y dos Mercedes