Para mantener la seguridad en instalaciones de gobierno y estratégicas para el país, la Policía Federal prepara el relevo de empresas de seguridad a través del Servicio de Protección Federal (SPF).

Según publicó El Universal, a pesar que estará ligada a una dependencia federal, las comandancias de zona que se formarán para la vigilancia comercializarán sus servicios.

El organismo redefinió el perfil de sus integrantes: de la vigilancia y custodia hasta la portación de armas y coordinación de personal, en su proyecto de tarifas para 2010, que no se incrementaron respecto de las de 2009.

Las comandancias de zona y el perfil de servicios a comercializar constan en el acuerdo 02/2010 del secretario de Genaro García Luna, que concede al SPF otorgar servicios de protección, custodia, vigilancia y seguridad.

Los servicios se darán a dependencias, entidades de la Aministración Pública Federal, organismos del sector federal de los tres poderes de la Unión, y entes autónomos, “mediante el pago de la contraprestación que el propio Servicio de Protección Federal determine”.

Las tarifas van de los 720 pesos por un vigilante raso hasta mil 60 pesos por los servicios de un oficial. Al mes impicaría un costo de 21 mil 600 a 31 mil 800 pesos por un solo elemento.

Los horarios serán en la modalidad de 12 horas de trabajo por 12 de descanso o de 24 por 24 por cada efectivo. Los rangos irán del raso, con secundaria, y el oficial, con preparatoria.