La violencia desatada en México ha puesto en jaque al sector salud. En Ciudad Juárez, Chihuahua, una de las ciudades más vulnerables por el crimen organizado, aumentó la necesidad de servicios médicos, publicó Reforma.

Los hospitales y clínicas han visto crecer el número de heridos por armas de fuego, la sala de urgencias han estado por encima de la capacidad, de tal forma que las autoridades de salud local ampliarán camas para dar entrada a los lesionados.

De acuerdo con el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, el problema también se presenta en Reynosa, Tamaulipas; Torreón, Coahuila, y Monterrey, Nuevo León, pero en ninguna de ellas con la fuerza de Ciudad Juárez.

Desabasto de médicos


Otro problema derivado del incremento de la violencia es la falta de médicos, a pesar que la Secretaría de Salud de Chihuahua propuso un incremento al salario de 15 a 20 por ciento a quienes trabajen en Ciudad Juárez, según el titular del sector, Octavio Martínez.

También se ha demandado mayor número de especialistas en salud mental, pues el constante estrés y psicosis que se vive a diario en esta ciudad ha generado enfermedades entre la población, a tal grado que se está construyendo el hospital psiquiátrico más grande del país.