Diciembre llega acompañado de bazares que adornan la ciudad. La temporada es el pretexto perfecto para que los puestos se hagan famosos en las delegaciones, pero lo mejor son las novedades y curiosidades que se pueden encontrar en ellos.

Situados estratégicamente afuera de los mercados delegacionales, se están los bazares navideños, estos anexos que se encargan de acercar a los ciudadanos los adornos necesarios para el árbol de Navidad, la ornamenta que viste a las casas con colores y alegría acompañados de brillo, los accesorios necesarios para poner el nacimiento e, incluso, los regalos de emergencia para los intercambios en la casa o la oficina.

Cada vez es más común ver objetos diferentes para adornar el árbol. Antes se utilizaban series de focos, la estrella en la punta más alta y esferas lisas. Ahora estas tradiciones han cambiado y van más allá de moños elaborados. En estos puestos los adornos se venden en forma de dulces, Santa Clauses y hasta de panqué.

Si se trata de salir del apuro y comprar un regalo de última hora, podrán hallar alhajeros musicales, muñecos coleccionables de cerámica, ideales para las villas navideñas; de nieve; osos polares, muñecos de peluche con forma de Santa y corbatas en tono rojo con estampados de pinos.

Las cajas de esferas se venden entre 50 y 80 pesos, dependiendo el modelo y el tamaño.