El Distrito Federal, a pesar de la contaminación y el caos urbano, es el hogar de cerca de 300 especies de aves que encontraron en la ciudad un buen lugar para vivir dentro de los bosques en la periferia, de los parques urbanos e incluso en los mismos basureros.

Y es que dentro de los desperdicios humanos, las aves han hallado toda la comida que necesitan para sobrevivir, convirtiendo las montañas de desechos en uno de los mejores sitios para observar aves.

“Hay registros de que se trata de 330 tipos de aves, pero algunos son históricos, ninguno oficial realizado por alguna instancia. Yo he contabilizado 292 especies, plenamente identificadas”, aseguró en entrevista con Publimetro, Gerardo del Olmo Linares, director del Proyecto de Divulgación de Aves Mexicanas, Bruja de Monte.

Para el investigador es importante cuidar y conservar esta fauna, pues representa mantener viva la ciudad. “El 40% de las especies de las 292 son migratorias. Empiezan a llegar a partir de septiembre y se quedan hasta marzo, por lo que esos meses son los mejores para observar aves en la ciudad”.

La especie más común en el DF es una introducida que se llama pájaro domésticus, cuyo nombre común es gorrión inglés. Es un pajarito gris, color rufo oscuro en la parte superior con una franja negra en el pecho o cuello, en el caso de los machos y totalmente café, según explicó Gerardo Olmos.

Los mejores lugares para observar aves en la ciudad es el Parque Ecológico de Xochimilco, principalmente para aves acuáticas; el jardín botánico de la UNAM, donde hay gran cantidad de especies; y el Desierto de los Leones, sitio que alberga las aves más exóticas del DF, como el pájaro carpintero.

Pese a los mitos urbanos y a las tradiciones orales, las águilas no habitan en la capital.

“La gente cree que son águilas, pero son aguilillas de Harris que están en una talla mucho menor a las águilas. Son totalmente inofensivas; al contrario, ayudan a controlar la plaga de palomas y ratas”.

Las colonias Roma, Condesa, el Parque México y España, de los Venados y los jardines de la Del Valle es donde más habitan.