Llamada a ser la heredera de Paola Espinosa, la nueva clavadista de experiencia en el equipo mexicano y con la gran responsabilidad de ser nuevamente una atleta de élite mundial; la tapatía Alejandra Orozco sabe que pese a su juventud tiene frente a si un gran futuro y una revancha tras su mala actuación en los Juegos Olímpicos de Río.
 
Finalizar en el sitio 20 de la clasificación general y quedarse fuera de la semifinal en la plataforma de 10 metros individual, ha llevado a Alejandra a pensar en cambiar de prueba y meterse al trabajo en el trampolín de 3 metros.

¿Cómo te sientes después de que no te fue bien en Juegos Olímpicos y hacia dónde apunta el futuro?
 
-Uno sabe cuando la gente y tu mismo esperas mucho de ti, y algo no se da, hay que analizar qué fue lo que sucedió, aunque a veces así es el deporte, hay altas y bajas, pero bueno estoy con la cabeza en alto, sé que dei todo, y voy a trabajar mucho más, para que esto no me vuelva a pasar. Si fue complicado porque trabajé durante cuatro años, tomar decisiones difíciles en mí vida, no me estoy tirando al piso, y ahora quiero levantarme y seguir luchando.
 
Ale, por la experiencia y ser medallista olímpica ¿te has visualizado ser quien tome el lugar de Paola Espinosa cuando se retiré y ser tu la clavadista de experiencia del equipo?
 
-Creo que los zapatos de Paola son muy difíciles de llenar, sin embargo estoy decidida a hacer mi propia historia, creo que empecé al revés ganando una medalla muy chica, entonces mi proceso ha sido muy complicado, ha sido pesado, pero estoy convencida de hacer mi camino, cada deportista tiene sueños, metas y quiero cumplirlos.
 
Y es que llegó un momento en que Ale Orozco podía participar y conquistar casi todo (Olimpiada nacional, Juegos Olímpicos de la Juventud, Juegos Olímpicos Mayores, Series Mundiales de Clavados, ¿crees que es un buen momento para retomar ese camino de éxito? 
 
-Los Juegos Olímpicos es una competencia que me dejó mucho aprendizaje, yo sé que iba bien preparada y algo salió mal, entonces el hecho de no poderlo demostrar una mayor motivación en sacarme la espina en seguir cumpliendo mis logros e intentarlo cada vez más fuerte.
 
En México con algunos atletas los procesos olímpicos se alargan mucho y para ustedes la exigencia es mucha, ¿tienes ya dos Juegos, te ves haciendo un par de ciclos más?
 
-He pensado mucho en eso, pero después de esto quiero ir año por año, sí he soñado estar en Tokio, pero voy a ir paso a paso, porque abajo de nosotros vienen niñas empujando muy fuerte, pisándonos los talones y no solo en México, también en muchos países entonces hay que prepararse muy fuerte.
 
¿En el tema de las decisiones complicadas, te mantendrás en la Ciudad de México entrenando con Paola Espinosa o qué has decidido, porque el Profe Iván Bautista tiene las puertas abiertas para ti en Guadalajara?
 
-La verdad quiero tomarme un descanso, aún no he analizado quedarme en Guadalajara, pero el hecho de estar allá, aunque no lo pude demostrar creo que me permitió mejorar mucho, y aunque no es una decisión exacta, creo que sí me gustaría permanecer allá. A Iván le agradezco mucho, es el entrenador que me hizo, siempre voy a estar agradecida con él y con el CODE Jalisco, si yo me fui a la Ciudad de México no fue por falta de apoyo, sino porque sentí que necesitaba irme, y seguiré buscando opciones, quiero también hacer la escuela y quiero analizar incluso las pruebas en las que compito.
 
¿El cambio de prueba qué representa para ti, o por qué intentar algo nuevo?
 
-Voy a intentar el trampolín, siento que todavía tengo mucho potencial y que puedo hacer las cosas, a lo mejor no lo pude demostrar como quisiera, pero sé que tengo mucho por dar, hay mucha Ale todavía y me tengo que sacar la espinita con la que me quedé ahora. Siento que hay cosas técnicas en las que mejoré y en lo anímico.