Los goles fueron obra de Xavi Hernández (9'), Pedro (17') y de Jefren al minuto 90; mientras que David Villa se despachó con dos tantos (54' y 57'). Con la victoria, el cuadro culé llegó a 34 puntos para ocupar el liderato de la liga y de paso rompió la racha invicta de Real Madrid, que ahora ocupa el segundo puesto.

Desde el principio, los blaugranas tomaron el control del partido gracias a su rotación exquisita y rápida, desarmando a un equipo que sigue buscando el juego colectivo y que sus individualidades no pudieron rescatar este escollo como lo han hecho con equipos más limitados.

Con algo de lluvia, el conjunto catalán desde el inicio del encuentro, fiel a su estilo de los últimos años, se hizo de la posesión del esférico y comenzó a tejer sus jugadas ante la mirada atónita de los visitantes.

Apenas al minuto seis el Barcelona mandó el primer aviso con remate de zurda del argentino Lionel Messi, que se estrelló en el poste.

El Real Madrid no reaccionó y tres minutos más tarde, los de casa abrieron el marcador 1-0, luego que Andrés Iniesta filtró para Xavi Hernández, quien de rebote recibió el balón dentro del área y de derecha batió sin problemas a Iker Casillas.

Parecía que el gol en contra había despertado a los "merengues", que con un remate del pampero Angel Di María, al 12, obligaron al cancerbero Víctor Valdés a lanzarse para enviar el esférico a tiro de esquina, pero eso no fue suficiente frente a los "culés" que de inmediato recuperaron el dominio.

El Barcelona siguió insistiendo y amplió su ventaja 2-0 después de un excelente gol de juego de conjunto que incluyó alrededor de 20 toques catalanes antes de que el balón terminará en el fondo de las redes con el remate de Pedro Rodríguez, quien de derecha sólo empujó la de gajos con el marco abierto, tras el pase raso de David Villa desde el sector izquierdo.

Los dirigidos por José Mourinho se vieron ampliamente superados y comenzaron a entrar en desesperación para muestra fue el empujón que le dio el lusitano Cristiano Ronaldo al estratega blaugrana, Josep Guardiola, porque éste no le dio el balón al jugador, que apareció hasta dicha acción al minuto 32 y después al 35 con un cobro de tiro libre que pasó cerca de la puerta local.

En el complemento, la tónica del cotejo no cambió con el Barcelona con la posesión del balón y el Real Madrid detrás de él, al minuto 52, Xavi estuvo cerca del tercer gol con remate de derecha, que pegó por afuera de las redes.

El que no perdonó fue el "Guaje" David Villa, quien se estrenó como goleador en los clásicos de España, cuando en tres minutos anotó dos goles para un contundente 4-0, primero se hizo presente en el marcador a pase de Messi con disparo cruzado y después perforó a Casillas por debajo de las piernas en mano a mano.

Los "culés" simplemente se dieron un festín de toques, en juego de conjunto por momentos hacían paredes con tacones incluidos, ante una víctima que ni siquiera preocupó a Víctor Valdés en el segundo lapso, en algo que sin duda al principio del partido era inimaginable.

Bien dicen que no hay quinto malo y éste llegó en el último suspiro del partido por conducto de Jeffrén Suárez, quien con poco minutos en la cancha, culminó un contragolpe catalán con remate de derecha tras el servicio de Bojan Krkic para el 5-0, final.

Antes del silbatazo final, el madridista Sergio Ramos se fue expulsado al 90, por una fuerte entrada a Lionel Messi y después por un golpe a Carles Puyol, en una muestra de la inaceptable desesperación del cuadro "merengue".