De esta manera, el conjunto entrenado por "Bernardinho" Rezende se mantiene como dominador absoluto de la escena mundial e iguala a Italia en el palmarés del torneo con tres títulos, sumando el conseguido en Roma a los que ya obtuviera en 2006, en Tokio, y en 2002, en Buenos Aires.

La calidad técnica de Brasil acabó imponiéndose a la voluntad de los cubanos en un partido que se decidió en una hora y catorce minutos con parciales de 22-25, 14-25, 22-25.

Ambos equipos ya se habían enfrentado en la primera ronda del campeonato y entonces la victoria fue para Cuba, pero en un encuentro decisivo como el de hoy, los brasileños volvieron a demostrar por qué son los primeros en el ránking de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

Brasil domina de punta a punta

Los pupilos de Rezende lo hicieron casi todo bien y, aunque voluntariosa, Cuba no consiguió tomar en momento alguno las riendas del partido.

Con 27 errores no forzados, por 14 de Brasil, y con el joven Wilfredo León, de 17 años, como principal referente en ataque, con catorce puntos y un bloqueo, el equipo de Orlando Samuel sólo pareció crear algunos problemas en el inicio del tercer set, que estuvo marcado por una gran igualdad.

Brasil comenzó dominando el partido valiéndose de un buen servicio que no encontró oposición en la débil recepción cubana y llegó al primer tiempo técnico con una cómoda ventaja de cinco puntos.

Una renta que supo mantener durante todo el primer set gracias a un juego colectivo impecable y con pocos errores, que le permitió cerrar el parcial en 26 minutos con un marcador de 22-25.

Sólo pareció sufrir algo durante este primer set la defensa brasileña cuando el capitán Robertlandy Simón y Wilfredo León empezaron a sumar puntos en el ataque cubano.

En el segundo parcial, la intensidad en el juego de los brasileños volvió a poner una cómoda diferencia en el marcador para los pupilos de Rezende, llegando a tener hasta nueve puntos de ventaja en algunos momentos.

Se notó la diferencia técnica de la hasta entonces bicampeona del mundo, que no dejó espacios en defensa frente a unas acciones de Cuba algo previsibles durante este segundo set.

El parcial se cerró cómodamente para los brasileños en apenas 22 minutos con 14-25.

El último set, más parejo

Mucho más igualado comenzó el tercero, aunque la selección brasileña no pareció perder las riendas del juego en ningún momento.

Con el 12-12 en el marcador, Brasil sumó tres puntos muy valiosos que Cuba ya no conseguiría recuperar. La experiencia de Leandro Vissotto, con 19 puntos durante todo el partido, hizo el resto y los brasileños cerraron el último y definitivo set en 26 minutos con un parcial de 22-25.

No consiguió hacer historia con este resultado la selección de Cuba, que buscaba su primer título mundial, pero obtuvo una merecida medalla de plata tras un buen campeonato en el que sólo perdió contra Serbia en la segunda ronda.

De esta manera, los de Orlando Samuel igualan el segundo puesto que ya consiguieran en el Mundial de Río de Janeiro de 1990.

Serbia se lleva el tercer lugar

La selección de Serbia acompañó a ambos equipos en el podio, después de adjudicarse esta tarde la medalla de bronce frente a Italia en un partido en el que los errores de la anfitriona allanaron el camino a los serbios.

Con un brillante Ivan Miljkovic, que sumó 23 puntos, Serbia consiguió cerrar el partido por el tercer y cuarto puesto en una hora y 39 minutos por 3-1 (25-21, 25-20, 26-28, 25-19)