El partido que disputaban el equipo iraní Sepahan FC y el Al-Ahli, de Arabia Saudita fue suspendido tras la explosión de una granada, misma que fue arrojada desde las tribunas al campo de juego.

El hecho ocurrió en partido válido por los cuartos de final de la Liga de Campeones asiática, cuando el mediocampista Adel Kolahkaj del Sepahan, recogió el artefacto al pensar que era otro objeto y lo lanzó fuera del terreno de juego, segundos después el aparato detonó.

La explosión no dejó lesionados, pero si una atmosfera de temor en el estadio, que dio pie a que se inspeccionara en inmueble en busca de más artefactos peligrosos.

Luego del incidente, futbolistas y árbitros se resguardaron enmedio del campo para refugiarse, por lo que el juego fue suspendido y los cuerpos policiacos ya investigan el caso.