Finalmente, la directiva del equipo Querétaro decidió jugar a puertas cerradas del estadio La Corregidora su encuentro del próximo sábado ante Toluca, luego de que la Comisión Disciplinaria de la FMF ratificó el veto de un encuentro al inmueble.

Previo a la ratificación del veto se especuló la posibilidad de que Gallos Blancos desarrollara este partido ante Diablos Rojos en los estadios Sergio León Chávez de Irapuato y Nou Camp de León.

Pero la directiva y el cuerpo técnico optaron por desarrollar el partido en su cancha del estadio Corregidora, donde pagarán las consecuencias de decenas de aficionados que enfrentaron a los de Atlas en el cotejo de la jornada 12.

Este partido entre Gallos Blancos y Diablos Rojos es muy decisivo en las aspiraciones de ambos conjuntos por llegar a la liguilla, porque el local es tercero del Grupo Uno con 18 puntos y el visitante es segundo del mismo sector con 20 unidades y todo indica que entre ellos está la disputa de quien será el acompañante del ya calificado Guadalajara.

En otra parte de la competencia, Chivas tendrá un visitante de cuidado en Monarcas Morelia, mientras que el campeón Monterrey recibe a unos mal heridos Gladiadores de San Luis.