Manuel Luis Pellegrini Ripamonti nació en Santiago de Chile el 16 de septiembre de 1953. Se licenció como ingeniero civil por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es conocido como “El Ingeniero” en el mundo del futbol.

Aunque probó suerte en el Audax, su camino lo trazaría con la Universidad de Chile. Con este conjunto debutó y sería fiel a sus colores durante los trece años que jugó al futbol en la Primera División andina. Ganó la Copa Chile de 1979 y la Liguilla Pre-Libertadores en 1980, al derrotar a Colo Colo.

Camino al banquillo

Dio el salto a la dirección técnica en 1988. Tomó las riendas del equipo de sus amores, pero después de hacer una desastroza campaña, que desembocó en el descenso de la “U”, salió entre rechiflas cuando se había erigido como ídolo de la afición azul.

Dirigió en su país a O´Higgins y Palestino, aunque pasó sin pena ni gloria. En 1994, toma al acérrimo rival del equipo donde jugó toda su vida: La Universidad Católica, cuadro con el cual, vaya ironía, ganó una Copa Interamericana, dos Liguillas Pre-Libertadores (para determinar los participantes a la justa libertaria) y una Copa Chile. Sólo le faltó coronarse con el título.

En 1999 se fue a Ecuador a dirigir a Liga de Quito, uno de los clubes más emblemáticos y férreos de Sudámerica. Logró el campeonato negado en su país y de paso los llevó a los octavos de final de la Copa Libertadores, fase en la que perdieron con River Plate de Argentina.

Su consolidación fue en el futbol argentino. A pesar del ambiente bravo y fuerte que envuelve al balompiés pampero, “El Ingeniero” logró los campeonatos nacionales con San Lorenzo de Almagro y el River Plate.

Conduce al “Submarino Amarillo” en España

De 2004 a 2009 fue el técnico del club ibérico Villarreal. Aunque no pudo conseguir la diana al tener frente a sí a los únicos equipos que ganan títulos en la península, Barcelona y Real Madrid, metió a los amarillos a cuartos de final de la Copa UEFA (2005).

Condujo al “Submarino Amarillo” a las semifinales de la Liga de Campeones (2006). En la temporada 2007-2008 logró quedar segundo en la liga española, sólo por debajo de los “Merengues”. En esa edición de la Liga de Campeones, Villarreal llegó hasta cuartos de final.

Además de los logros en el campeonato ibérico y competiciones continentales, el cuadro amarillo se llevó la Copa Intertoto de 2004.

Se hace de uno de los banquillos más prestigiosos: Real Madrid

Tras el buen juego demostrado por las canchas de España y Europa, deja el banco del Villarreal y se liga al Real Madrid. A pesar de que el club gastó cerca de 230 millones de euros en contratar a Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Kaká y Xabi Alonso para buscar por lo menos un título, pues una temporada antes su archirrival Barcelona se había llevado todo, no lo logró.

Pellegrini, lleno de figuras, no pudo echar a andar la máquina. El juego madridista no convencía, aunque estaba lleno de figuras. El individualismo superó al conjunto. Sin embargo, los astros fueron suficientes para mantener hasta el final del campeonato español el título en vilo.

El Madrid fue eliminado de la Copa del Rey por el Alcorcón (Segunda División B), y en la Liga de Campeones no pudieron con el Olympique de Lyon. En el torneo local, tuvo una carrera parejera con el club blaugrana, pero a pesar de los 96 puntos conseguidos en 38 jornadas, no pudo alzar el título.

Le asienta más estar fuera

La carrera de Manuel Pellegrini es mejor en el exterior. En Chile no pudo conseguir los logros que alcanzó en Argentina, Ecuador y España. Es uno de los técnicos mejor cotizados en el balompié mundial, y a pesar del torneo con Real Madrid, que con 96 puntos no se puede considerar malo, demostró que es capaz de guiar a figuras y tener mucha presión bajo sus hombros.