La policía de Brasil acusó el jueves al nadador estadounidense Ryan Lochte de levantar un reporte falso de robo debido a un incidente ocurrido durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El comunicado policial señala que Lochte será informado en Estados Unidos para que pueda decidir si presenta una defensa en Brasil.

La imputación también será enviada a la comisión de ética del Comité Olímpico Internacional, se indica en el comunicado.

Inicialmente, Lochte dijo que él y los nadadores Jack Conger, Gunnar Bentz y Jimmy Feigen fueron robados a punta de pistola en un taxi por hombres disfrazados de policía durante su regreso a la Villa Olímpica tras asistir a una fiesta el 15 de agosto. Sin embargo, un video de seguridad muestra que, de hecho, los cuatro tuvieron una confrontación con guardias de seguridad armados luego de causar destrozos en el baño de una estación de gasolina.

Lochte salió de Brasil poco después del incidente. Tres días después, las autoridades locales bajaron a Conger y Bentz del avión que abordaban rumbo a Estados Unidos, para ser interrogados en torno al incidente. Posteriormente se les permitió salir de Brasil, al igual que a Feigen, tras presentar su testimonio. Feigen, quien inicialmente defendió las declaraciones de Lochte, no fue acusado.

A partir de ese momento, Lochte ha reconocido que estaba sumamente intoxicado y que su comportamiento provocó la confrontación. En el video no queda claro si en algún momento se les apuntó a los atletas con un arma.

Bajo las leyes brasileñas, la sanción por levantar un reporte falso conlleva una pena máxima de 18 meses en prisión. Lochte podría ser enjuiciado en ausencia si no regresa a enfrentar los cargos.

Estados Unidos y Brasil tienen un tratado de extradición que data de la década de 1960, pero Brasil tiene un largo historial de no extraditar a sus ciudadanos a otro país, y las autoridades estadounidenses podrían adoptar la misma postura en caso de que Lochte sea encontrado culpable.

Es ese el caso actual del presidente de la Confederación Brasileña de Futbol, Marco Polo del Nero, quien enfrenta cargos en el extenso escándalo que rodea a la Federación Internacional de Futbol. Del Nero no ha viajado fuera de Brasil por más de un año, para evitar su arresto a manos de las autoridades estadounidenses en otro lugar.

Los cargos en Brasil generan dudas sobre el futuro de Lochte, quien planea tomarse un tiempo fuera de las competencias, pero quiere volver a participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Lochte tiene 12 medallas olímpicas, segundo detrás de Michael Phelps entre los competidores estadounidenses en la historia.

Campeón de la Champions League ganaría más de 57 millones de euros

Los convocados del Tri para enfrentar a El Salvador y Honduras