Serena Williams naufragó en las semifinales del Abierto de Estados Unidos por segundo año seguido y la derrota ante Karolina Pliskova también puso fin a su reinado de 186 semanas en la cima del ranking del tenis femenino.

Williams sucumbió el jueves 6-2, 7-6 (5) frente a la décima preclasificada Karolina Pliskova, la primera checa que accede a la final de un US Open desde que Helena Sukova perdió ante la alemana Steffi Graf en el duelo por el título en 1993.

La derrota le impide a Williams conquistar su séptimo campeonato en Flushing Meadows y su 23ero título de Grand Slam, cifras que hubieran sido récords en la era abierta.

Además, a partir del lunes, el escalafón de la WTA tendrá un nombre distinto en el número uno. La estadounidense Williams será desplazada por la alemana Angelique Kerber, actual ocupante del segundo peldaño, y que enfrentaba a la danesa Caroline Wozniacki en la otra semifinal.

Hace un año, Williams se estrelló también en las semifinales del US Open al perder ante la italiana Roberta Vinci, un revés que fulminó su empeño por ganar los cuatro slams en un mismo curso.

Guía básica para novatos en el futbol americano

Donovan deja el retiro para jugar con el Galaxy