Había firmado un partido sin brillo el alemán Toni Kroos, que salió al rescate del Real Madrid con un disparo repleto de calidad de diestra desde la frontal, a nueve minutos del final, para dar el triunfo a su equipo ante un buen Celta de Vigo (2-1), que acarició puntuar con una mejora de imagen.

El intenso calor marcó el duelo del Santiago Bernabéu. Los 32 grados provocaron un excesivo castigo al esfuerzo en un Real Madrid que quería confirmar las buenas sensaciones de su inicio de temporada y un Celta que deseaba modificar la imagen dejada en Balaídos, sorprendido por el Leganés.

Lo tuvo cerca, el orden que impuso Berizzo en su equipo sobre el terreno de juego, logró atascar en el primer acto a un Real Madrid que jugó al pie, no encontró espacios salvo cuando corrió al contragolpe con Marcelo como abanderado y el peligro que generó llegó con Luka Modric que estaba de vuelta al once.

Tiene tantas ganas de brillar Alvaro Morata que en ocasiones se atropella pero su lucha encontró el premio. Se dejó caer a banda derecha para intentar provocar nerviosismo en un bloque firme del Celta. Marco Asensio intentaba dejar una muestra más de su talento, aunque por inventar el pase imposible a Bale, acabó desperdiciando una de esas contras letales en las que el Real Madrid es letal. Marcelo, solo, desesperaba.

El Celta se fue haciendo con el dominio, plasmó personalidad en la búsqueda de una nueva identidad sin Nolito. Con Bongonda desequilibrando con velocidad en el costado izquierdo y Orellana con libertad para buscar el desequilibrio. Guidetti salió a la guerra pero no encontró acciones claras de remate.

Ante la falta de fluidez, buscó el gol el Real Madrid con disparos de fuera del área. Modric fue el encargado de probar el momento de Sergio Álvarez, firme en el primer disparo y brillante sacando las manos en su vuelo al disparo que olía a gol a la media hora del duelo.

Perdonó el Celta la clara que tuvo. Bongonda se marchó de Carvajal y encontró una autopista con dos salidas. Tomó la peor al chutar desviado cuando vio de cerca a Casilla. Mientras, Modric seguía haciendo su particular partido. Sólo él leía el juego entre líneas y un nuevo disparo suyo acababa en el travesaño.

Se rebajó el protagonismo de Bale en el juego madridista, pero el galés apareció con un testarazo tras córner de Kroos y un disparo lejano que detuvo Sergio antes de que se bajase el telón del primer acto.

Se esperaba la salida en tromba del Real Madrid en la reanudación pero la realidad fue bien distinta, el balón era del Celta y sólo le faltó culminar jugadas. La presión alta del conjunto vigués ponía sobre el tapete un duelo de ida y vuelta. Un riesgo alto ante el equipo de Zidane.

Con velocidad comenzó a llegar a portería rival el Real Madrid y a probar la firmeza de Sergio. De nuevo dejó otra gran parada a una falta de Bale que llegó a rozar el balón para desviarlo contra la madera. En dos arreones se olía el gol y llegó con un error del portero del Celta en la salida de jugada. El balón cayó a Modric y la defensa descolocada no pudo evitar la ocasión de Asensio, que picó el balón sin éxito, y el balón muerto a Morata para, de zurda, reivindicarse con su primer tanto oficial tras su regreso.

El orgullo madridista sacaba adelante un partido duro, en el que la figura de Casemiro emergía en la pelea en el centro del campo y acariciaba el gol con un derechazo con rosca. Tanteaba la sentencia el conjunto blanco, con otro nuevo poste tras un robo de Kroos y pase al espacio a la carrera elegante, de zancada larga de Morata, que definía con un toque de derecha.

Cuando más merecía el gol el Real Madrid llegó un castigo inesperado. Apareció Guidetti en el balcón del área para dejar el esférico a Orellana, que culminaba su gran partido con un disparo de derecha con una trayectoria que sorprendió a Casilla.

Ya no quedaban más opciones para el Real Madrid que volcarse por el gol. Comenzó liándose a pedir penaltis sobre James y Marcelo, y el Celta perdonaba en una contra llevada por Pape con superioridad tres contra dos. El castigo no se hizo esperar, Bale avisó con un nuevo cabezazo y a nueve del final Kroos se disfrazó de salvador con un disparo repleto de calidad que dio el triunfo. El Celta murió de pie buscando hasta el último segundo un empate que no llegó.

TAMBIÉN PUEDES VER

VIDEO: Aficionados golpean y asaltan a jugadores del Sao Paulo

Aficionados de Chivas les llevaron serenata a los jugadores  

Asesinan a tiros a prima de Dwyane Wade, estrella de la NBA