El tenista británico participó en una campaña en la que diferentes personas lo siguen por un día y le dan "Like" a todo lo que hace.

El clímax llega cuando una mujer lo espera en las regaderas y después de verlo le da el clásico "Me Gusta", con un dedo de esponja en color azul.

“Se me hizo larguísimo rodar esa escena. Tuvimos que repetir muchas tomas y le fueron pidiendo diferentes poses a la chica que aparece conmigo en la ducha. Yo sólo quería ponerme la toalla cada vez que dejábamos de grabar", dijo el raquetista.