Hace tres semanas comenzó la construcción de la primera Central de Ciclo Combinado con Campo Solar que se construye en Latinoamérica, la cual se ubicará en Agua Prieta, Sonora, por contar este municipio con la ubicación geográfica más adecuada en la República.

El alcalde de esta comunidad fronteriza Vicente Terán Uribe, comentó que el proyecto está a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y algunas empresas españolas que ya trabajan en el lugar.


Al igual que la India, Marruecos y Egipto; Agua Prieta es uno de los lugares con mayor radiación solar del mundo.

El gobierno mexicano recibió de Estados Unidos una donación del Fondo Global Ambiental, a través del Banco Mundial que asciende a 49.3 millones de dólares (mdd), para la adquisición, instalación y costos adicionales del Campo Solar.

El costo total del proyecto de la denominada Central de Ciclo Combinado será de 297 millones de dólares e incluido el campo solar asciende a un total de 347 mdd; más 29 millones de dólares destinados a las medidas de prevención y mitigación de impactos.

Conforme a los plazos establecidos en la convocatoria, la obra deberá estar terminada en mayo de 2013.

De acuerdo al Banco Mundial, el proyecto busca evidenciar los beneficios en reducción de costos a largo plazo de la tecnología y la disminución de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Se estima que la reducción de las emisiones de carbono asciendan a 391 mil 270 toneladas de dióxido de carbono durante los próximos 25 años de vida útil de la planta.

De acuerdo al proyecto ejecutivo elaborado por la CFE, este proyecto estará satisfaciendo la demanda de energía eléctrica en los estados del noroeste, ya que generará hasta 535 megawatts para esta zona del país.

Entre los beneficios ambientales está el hecho de que al año dejarán de emitirse a la atmósfera más de 35 mil toneladas de bióxido de carbono y promoverá el desarrollo de fuentes de energía renovables.

La construcción incluye dos componentes: el diseño y construcción de un campo de energía solar de 31 MW y de una planta térmica alimentada por gas de 480 MW, pero sólo el primero será financiado con la donación de 49.3 millones de dólares del Banco Mundial.