NOTAS: En el 2016 habrá más gadgets que personas en el mundo

NOTA: NASA lanza su primera aplicación para iPhone en español

NOTA: Irán bloquea Facebook, Google y Hotmail

El alumno de la maestría en Ciencias de la Computación (MCC) y egresado de Ingeniería en Mecatrónica del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, Leonardo Ojeda Ruiz, desarrolló un prototipo que recibe las señales de la mente y las convierte en instrucciones para controlar un robot.

El director de la Carrera de Mecatrónica en el Campus Guadalajara, Armando Román Flores, explicó que el nombre oficial del desarrollo de Ojeda Ruiz es Sistema de Control Interpretando la actividad bioléctrica de las señales cerebrales para manipular un dispositivo mecatrónico, en el que el egresado trabaja desde hace un año.

Manifestó que comenzó el proyecto cuando estudiaba ingeniería en mecatrónica.

"Inició con la idea de controlar algún tipo de dispositivo con la mente, se puso a investigar y encontró una interfaz, un sistema a través de una diadema que puede recibir señales del cerebro y de alguna manera, lo que hace es convertirlas en instrucciones", dijo.

Comentó que el prototipo se compone de una diadema inalámbrica que se coloca en la cabeza para que reciba las señales y las envíe de manera inalámbrica a una computadora que a su vez se comunica vía bluetooth con un robot.

Agregó que toda la comunicación es inalámbrica no se necesita tener ningún tipo de cables, "el robot es un prototipo pequeño, usamos un robot lego y el alumno lo que tuvo que hacer fue diseñar la interfaz, el sistema de comunicación".

Expresó que la diadema identifica estados mentales, "cuando la persona se concentra en un tema determinado o que pone a trabajar su memoria, la mente entra en una alta actividad y entonces eso se detecta como un estado de atención".

"Cuando la mente entra en estado de atención el robot se desplaza hacia adelante, en cambio si la persona se relaja, trata de poner su mente en blanco y entra en un estado de meditación, el robot se desplaza hacia atrás", señaló.

Añadió que un parpadeo detiene al robot, con tres parpadeos gira a la izquierda y con seis parpadeos gira a la derecha, "es importante señalar que los parpadeos involuntarios no funcionan, ya que la diadema detecta la señal que envía el usuario, de manera consciente para que el ojo se cierre".

Afirmó que la primera fase de este proyecto duró un año y fue el proyecto de titulación de Leonardo Ojeda, quien posteriormente presentó el prototipo en el concurso RoboTec organizado por el Campus San Luis Potosí, de esta casa de estudios, dónde obtuvo el primer lugar como robot de exhibición.

Puntualizó que al robot lo llama Neurobot, "su idea es continuar con la segunda etapa del proyecto, y aplicar este concepto para el control de una silla de ruedas, para que una persona que tenga movimientos limitados o que incluso sólo pueda mover la cabeza, pueda adquirir capacidad de movimiento al utilizar este dispositivo".

"La segunda fase la desarrollará durante su maestría, que actualmente cursa también en el Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, y también trabajará en simplificar los comandos para el movimiento del dispositivo", concluyó.