Los padres se han puesto al  día con la sociedad tecnológica del nuevo milenio y han actualizado los castigos que les imponen a sus hijos.

Si antes era quitar la televisión o no salir a jugar con los amigos, ahora prohíben el uso de Internet, los celulares y las consolas de videojuegos.
 
Según un estudio de la Universidad del Sur de California, Estados Unidos, el porcentaje de padres que limita el acceso a Internet como castigo hacia sus hijos se ha duplicado en la última década, desde un 32% a un 57%.

En tanto, el 11% de los padres cree que Internet en la casa reduce el tiempo que sus hijos pasan en contacto directo con los amigos, según el sondeo de la Universidad del Sur de California, mientras que  Michael Gilbert, investigador de la casa de estudios, señala que "la respuesta nunca radica en la tecnología, sino en la responsabilidad de los padres".

Carlos Livac, sociólogo Universidad Central de Chile, afirma que la vida social ha cambiado, tienes Internet, celular, consola de juegos y tantas cosas para estar conectado dentro de la casa que en el fondo los castigos son en cuanto a los accesos y los beneficios que tienes con respecto a lo tecnológico.

Además, antes el castigo podía ser físico y era permitido socialmente, ahora no.