El gobierno de Vladimir Putin causó furia entre los usuarios de Internet por prohibir el acceso a sitios de contenidos para adultos.