Los componentes de un equipo de cómputo son muchos y uno de los más importantes es el software, es decir el soporte intangible que permite desempeñar tareas inteligentes a través de diferentes tipos de aplicaciones.

Hoy en día el uso de estos programas se ha expandido vertiginosamente, tanto, que algunos usuarios piensan que la mayoría son descargables y gratuitos, lo que afecta no sólo el funcionamiento de las computadoras sino la productividad.

Según el VII Estudio Mundial de Piratería de Business Software Alliance (BSA) reveló que el 60% de estos productos utilizados en México es pirata y esto se debe principalmente al bajo costo en el que se pueden conseguir en tianguis o comercios ambulantes o para comprobar si cumplen nuestras expectativas antes de comprarlos.

Adquirir o distribuir artículos sin licencias es considerado una actividad ilegal. Y aunque pensemos que vamos ahorrar mucho di­nero, lo cierto es que descargarlos es contraproducente, ya que la mayoría de las veces contienen algún tipo de virus o elemento dañino.

Además de que alteran el funcionamiento del sistema y por ende, la capacidad y rendiemiento del mismo.

También en la Red están los denominados softwares “de prueba”, que se bajan por un periodo de tiempo determinado con el propósito de que los conozcas y si te gustan, consumirlos posteriormente.

Recuerda, lo barato sale caro, por lo tanto, vale la pena invertir en calidad para evitarte grandes problemas.


Desventajas:
- Ausencia de soporte técnico, por tanto los usuarios sin licencia no reciben documentación de calidad y no tienen derecho a recibir asistencia técnica ni actualizaciones o ampliaciones de productos.
- No hay garantías que avalen su correcto funcionamiento.
- La instalación de programas pirateados supone la posible infección del ordenador por algún virus.
- La utilización de estos tipos de productos baja considerablemente la productividad de cualquier organización.
- Suelen aparecer problemas de control de la versión que provoca que los usuarios no compartan archivos de forma rápida aumentando los costos de asesoría.

El software llega al mercado por diferentes vías:
- Incluido en equipos nuevos.
- Vendido en tiendas.
- Distribuido por revendedores.
- Como parte de grandes proyectos.
- Copiado e instalado en múltiples equipos utilizando licencias por volumen.
- Disponible a través de programas de legalización.
- Trasladados desde una vieja PC.
- Pirateado desde sitios web.
- Prestado por amigos.
- Adquirido de vendedores callejeros.