Sabemos que todo se aprende por experiencia y así también el bullying. Si bien se cree que todo viene de casa, actualmente hay otros factores que influyen a un niño para bullear a los compañeros. Entre ellos los siguientes:

Falta de límites en casa. Cuando un niño o joven se acostumbra a que no haya consecuencias a sus actos, es frecuente que aprendan a no regular su comportamiento y así hacer lo que les venga en gana de todos modos sabe que nunca le va a pasar un castigo o algo, así aprende a salirse con la suya.
 

Pasar del bulleado a bully. El temor a ser agredido que convierte a muchos en agresores, esto ha aumentado considerablemente el número de agresores y testigos pues es el miedo lo que nos lleva en ocasiones a la hostilidad.


Violencia intrafamiliar. Al vivir en un mal ambiente familiar puede fomentar que los niños se tornen agresivos y con un resentimiento por la vida que los puede convertir en agresores escolares.

Cabe mencionar que el ejemplo es la mejor manera de educar y así al ser adultos felices, serán alumnos, niños y jóvenes felices que respeten a los demás.