Normalmente una receta indica el tiempo que deberá permanecer en el horno, sin embargo, hay que tomar en cuenta que los hornos no siempre calientan a la temperatura que indican. Algunos hornos están mal calibrados y calientan más de un lado; si es el caso, sólo necesita voltear el platón a la mitad de la cocción para lograr que se cocine de manera pareja.

En todos los casos las carnes ya sean de res, cerdo o pavo, deben cocinarse tapadas al inicio (puede usar papel alu­mi­nio) y destapadas al final, para que se doren. Todas las piezas de carne que se cocinan en horno requieren de 20 minutos de re­poso, es­to hace que conserven más jugosidad.

Consejos por cada tipo de carne

Pavos
La recomendación es no cocinarlo relleno porque el calor puede no ser lo suficientemente fuerte para penetrar dentro de la cavidad del pavo, logrando sólo una temperatura mediana, lo que favorece la proliferación de bacterias, así que para estar seguros es mejor cocinar el relleno aparte y, si se desea, rellenarlo justo antes de servir para llevarlo a la mesa.

El pavo fresco y crudo demora 30 minutos por kilo, más media hora. Si es un pavo ahumado, siga las instrucciones que vienen anotadas en el paquete o calcule 10 a 15 minutos por kilo, pero debe vigilarlo porque sólo debe calentarse. Si se cocina demasiado el pavo ahumado, puede llegar a resecarse.

Carne de cerdo
Si va a cocinar una pierna con hueso o deshuesada, deberá calcular 40 minutos por kilo; si se trata de un lomo, calcule 30 minutos por kilo. La carne de cerdo debe cocinarse totalmente, pero tampoco hay que exagerar porque pierde sus jugos.

Carne de res
Contrario a la carne de cerdo o el pavo, la de res no representa un peligro si se cocina poco. Para lograr un término de cocción que permita tener un dorado por fuera y un color rosa por dentro, sólo debe cocinar a temperaturas muy altas, el tiempo de horno depende de su propio gusto. Deberá vigilarlo y tomar en cuenta que aún cuando esté fuera del horno, todavía se cocinará un poco mientras el calor se disipa.